Editorial

Deudas y turismo

Los expertos aconsejan prestarse solo para adquirir activos, nunca para comprar pasivos

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:23 / 27 de noviembre de 2014

Ciertamente el turismo es una de las actividades que más contribuye a la economía, generando empleo y nuevas fuentes de ingreso, a tiempo de atraer divisas para la nación. Asimismo contribuye con el desarrollo de las personas, pues no hay nada mejor para romper prejuicios y aprender a valorar la cultura, la historia y la naturaleza que viajar y conocer nuevos lugares.

Seguramente conscientes de estos beneficios, el Banco Unión junto con la novel empresa estatal de turismo (Boltur) acaban de firmar un acuerdo para que los funcionarios públicos puedan acceder a un crédito de hasta Bs 40.000 para visitar lugares turísticos del país. Las condiciones para acceder y pagar este préstamo son bastante ventajosas: solo se necesita un certificado de trabajo y que el funcionario tenga al menos un año de antigüedad, y la tasa de interés mensual asciende a 1,5% a cinco años plazo. El Gobierno prevé que estas facilidades se extiendan también al sector privado en el futuro.

Ahora bien, no cabe duda de que esta medida puede contribuir a potenciar el turismo interno, permitiendo a la vez que muchas familias bolivianas conozcan las maravillas naturales e históricas del país. Sin embargo, no hay que perder de vista los riesgos que todo crédito de consumo conlleva. Por ejemplo, son muchas las personas que empiezan a vivir más allá de sus posibilidades cuando pueden acceder a préstamos fácilmente, comprando bie-nes suntuarios como vehículos de lujo, y pagando servicios que en otro caso no podrían costear, como viajes de turismo.

Y los resultados de una vida financieramente desordenada con base en créditos son bastante conocidos: deudas que se incrementan cada día por los intereses y que paulatinamente carcomen no solo el patrimonio del deudor, sino también sus relaciones familiares y finalmente su salud y libertad. Y es que, como bien advierte un conocido proverbio, “el que toma prestado se vuelve siervo del que presta”; de allí que la Biblia aconseje no deber nada a nadie, tan solo amor (Rom. 13:18).

Máxima que concuerda con los principios de los expertos en finanzas, quienes aconsejan prestarse dinero únicamente para adquirir activos (bienes raíces, acciones, bonos y negocios que a largo plazo generan dinero y permiten cancelar a su vez la deuda), pero nunca para comprar pasivos (créditos de consumo, joyas, bienes por los que se deben pagar impuestos y gastos de mantenimiento, etcétera).

Por todo lo mencionado, en vez de promover créditos de consumo sería conveniente que desde el Estado se fomente una cultura financiera sana y equilibrada, de tal manera que las personas aprendan a no gastar más de lo que ganan, embargando su tranquilidad y el futuro de sus hijos, sino a ahorrar y a invertir sus ahorros en activos que les reporten ganancias y estabilidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia