Editorial

Día del Mar

Bolivia debe seguir buscando una solución a su enclaustramiento geográfico

La Razón / La Paz

00:04 / 23 de marzo de 2012

Hoy se recuerda en Bolivia el Día del Mar, fecha emblemática por la toma de Calama en 1879 por ejércitos chilenos. En los hechos, la Guerra del Pacífico significó para el país la pérdida de 400 km de costa sobre el océano Pacífico y 120 mil km cuadrados de territorio, consolidada en 1904 con la firma del Tratado de Paz y Amistad, acuerdo lesivo a los intereses nacionales.

En numerosas ocasiones se ha señalado que la pérdida para Bolivia es incalculable: en extensión territorial, en oportunidades de negocios, en facilidades de comercio marítimo e incluso, bien mirado, en minería, pues el megayacimiento de cobre de Chuquicamata, sostén principal de la economía chilena, está en el que fuera territorio boliviano. Además, Chile incumple el Tratado de 1904 al imponer trabas al comercio exterior boliviano y restringir el libre tránsito de carga por el puerto de Arica.

Hay también un innegable efecto en la conciencia nacional, pues así como la más que centenaria demanda es uno de los pocos elementos cohesionadores de toda la sociedad boliviana, al estar basada en una ausencia, en una pérdida, también es factor del proverbial pesimismo de la población.

Asimismo, pese a la extendida convicción nacional en la irrenunciable necesidad de tener costa propia, aún no existe un acuerdo sólido en torno a las alternativas del país, pues hay desde posturas fatalistas, que no sólo desestiman cualquier posibilidad de que Chile cambie su posición respecto a la demanda boliviana, sino que en algunos casos, tal vez por razones de odio político a la actual gestión de gobierno, afirman que toda acción es innecesaria y hasta indeseable; similar es la posición de quienes se adhieren al realismo político y consideran que basta con obtener un acceso no soberano a algún puerto o, en el mejor de los casos, lograr un canje territorial como el propuesto en 1976 en ocasión del “abrazo de Charaña”, cuya inviabilidad es evidente para la mayoría. Finalmente, está la postura de quienes apoyan la alternativa de buscar una solución a través de un litigio internacional como el que anunció el Presidente hace exactamente un año y que hasta ahora no ha sido iniciado, pese a que las autoridades afirman tener la base jurídica y documental necesaria para hacerlo.

El otro camino, no excluyente de las posiciones señaladas, es continuar con el diálogo bilateral, que con tímidos avances y numerosos retrocesos nunca ha logrado acercamientos efectivos a una solución satisfactoria para ambos países, y que de hecho parece nuevamente estancado desde el anuncio del Primer Mandatario de acudir a la Corte de La Haya.

Hay, pues, mucha incertidumbre en torno a la demanda, y una sola certeza: que Bolivia debe seguir buscando una solución a su enclaustramiento geográfico, y que ésta debe encontrarse sin importar si es por la vía bilateral o multilateral.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia