Editorial

Día del Padre

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:48 / 19 de marzo de 2015

Hoy muchos varones del país serán agasajados por sus seres queridos paradójicamente por ejercer una de las funciones más maravillosas del mundo: la paternidad. En efecto, si bien el hecho de ser padre conlleva grandes responsabilidades y algunos sacrificios, es tan bien un gran privilegio. Pues, independientemente de las circunstancias, problemas y carencias, no existe nada más gratificante que observar la sonrisa de un hijo o escuchar la palabra papá enunciada con amor. Se trata de una experiencia edificante y maravillosa que solo se comprende cuando se la vive.

Y es que el amor filial constituye una fuente de gozo, pero también de ánimo, que hace que todas las cosas sean fáciles de hacer por muy difíciles que parezcan. Además, tiene la virtud de suspender el egoísmo, principal germen de la amargura. Por si todo ello fuera poco, cabe recordar que los hijos constituyen la opción más clara de trascendencia para las personas, y no solamente en el sentido de extender su vida más allá de la muerte, sino también en cuanto a su percepción respecto de la vida. Como bien afirmaba Friedrich Nietzsche, “la paternidad emancipa (al hombre) del egoísmo y le impulsa a perseguir con tesón fines que están más allá del periodo de su existencia individual”. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia