Editorial

Día de la niñez

La fecha nos recuerda lo mucho que falta por hacer en favor de los niños y niñas del país y del mundo

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 19 de noviembre de 2017

Mañana, 20 de noviembre, el mundo celebra el Día Universal del Niño, fecha instituida en 1954, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a todos los países a celebrarlo como una jornada de fraternidad y entendimiento entre las y los niños del mundo, así como para promover su bienestar. La fecha nos recuerda lo mucho que falta por hacer en su favor.

En efecto, si bien fue un 20 de noviembre de 1959 cuando se adoptó la Declaración de los Derechos del Niño, debido a que este instrumento no tenía carácter vinculante, tuvieron que pasar 30 años de consultas y negociaciones para que se adoptara la Convención de los Derechos del Niño, en idéntica fecha de 1989, para que todos los Estados signatarios tuviesen la obligación de incluirlo en sus legislaciones y aplicar su contenido, lo que da clara muestra de hasta dónde prioridades, como este segmento de la población, no son tales, pese a que es el documento más ratificado de la historia de las Naciones Unidas.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el 20 de noviembre “es un día de celebración por los avances conseguidos, pero sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los niños más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo”.

Está previsto que mañana, en todo el mundo, niñas y niños expresen sus opiniones. Así, ellas y ellos se pondrán al mando en las instituciones de la política y el Gobierno, las empresas, los medios de comunicación, el deporte y el mundo del entretenimiento; y hablarán sobre sus preocupaciones y qué creen que deberían hacer los líderes mundiales por ellos.

Este día mundial recuerda que todos los niños y niñas tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que hayan nacido. Dice la Unicef que “dedicar un día internacional a la infancia también sirve para hacer un llamamiento mundial sobre las necesidades de los más pequeños y para reconocer la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños y las niñas tengan un futuro mejor”.

En Bolivia los avances registrados en la última década no son menores, comenzando por un nuevo Código Niño Niña y Adolescente y terminando con la entrega anual del Bono Juancito Pinto, que pese a ser exiguo hace la diferencia en muchos hogares del país. Sin embargo, mientras haya organizaciones de niños trabajadores, es evidente que sus derechos no están completamente protegidos; peor, si estas organizaciones deben exigir que la edad mínima para trabajar sea reducida a los 10 años, es evidente que el Estado está fallando en protegerles. Hay, pues, mucho que hacer, desde el Estado y la sociedad, para asegurar que niñas y niños puedan vivir, como decía el filósofo Voltaire, en “el mejor de los mundos posibles”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia