Editorial

Diálogo por el mar

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:32 / 10 de octubre de 2015

Bolivia ha buscado dialogar con Chile desde hace mucho tiempo. El país quiere acceder al mar y espera que Chile repare, al menos parcialmente, el daño que provocó por efecto de la invasión al antiguo puerto boliviano de Antofagasta (14 de febrero de 1879). El país ha planteado el diálogo sabiendo la existencia del Tratado de 1904, que si bien estableció compensaciones, no le devolvió su cualidad marítima, esa capacidad de llegar al mar para vincularse con los mercados del océano Pacífico.

El Tratado de 1904, la norma con la que Chile argumentará su defensa en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), ha sufrido unas siete enmiendas, la mayoría a pedido de Chile, sobre diversas cuestiones, desde comerciales hasta aquellas que “perfeccionan” el acceso del país a los puertos (Arica y Antofagasta, actualmente habilitados), lo que debía suponer un amplio espíritu de colaboración bilateral, que al parecer no existe en Chile.

Dialogar supone abandonar las trincheras, dejar las armas con las que nos hemos defendido durante la historia. Es el instrumento más avanzado de la humanidad. Bolivia ha buscado ese diálogo por el mar, incluso aceptó desarrollar el mecanismo de las “Confianzas mutuas” (2006-2010) y halló un no disfrazado de silencio. El país insistirá y los caminos son diversos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia