Editorial

Diálogos con Chile

La Razón (Edición Impresa)

00:16 / 23 de julio de 2016

Heraldo Muñoz, el mediático canciller de Chile, había dado la bienvenida, por anticipado, a las autoridades bolivianas que pretendían viajar a los puertos que están, o deberían estar, al servicio del libre tránsito de Bolivia.

“Es bueno que venga (David Choquehuanca) y vea personalmente que el puerto de Arica está al servicio de Bolivia”, escribió Muñoz en su cuenta de Twitter el 11 de julio de este año. Y así fue, el Canciller de Bolivia aceptó el reto y visitó el embarcadero el 18 de julio junto a una delegación de autoridades, legisladores y periodistas. Fueron 40 personas. Y la invitación de Muñoz se transformó progresivamente en una descalificación progresiva de esta iniciativa; aunque los adjetivos enunciados desde La Paz tampoco ayudaron y enrarecieron el ambiente vecinal hasta el límite desconocido hasta ahora.

El silencio es una gran respuesta en diplomacia y es algo de lo que también se queja Choquehuanca cuando recuerda que aún espera que Chile llame a la consabida reunión de consultas políticas, donde se deberían resolver todas las observaciones y reclamos que hay sobre el cumplimiento del “más amplio libre tránsito”. Las quejas bolivianas no son de ahora, dice Muñoz. Pues bien, quizá sea hora de escuchar y dialogar con buena fe.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia