Editorial

Drogas e imaginarios

Se observa resignación y alarma respecto del comercio y consumo de drogas

La Razón

00:00 / 13 de febrero de 2012

Días atrás, la Universidad Católica Boliviana auspició la presentación del estudio “Percepciones Sociales sobre Drogas en La Paz”, ambiciosa investigación que permite una aproximación muy detallada respecto de cómo ve el común de las personas el fenómeno del tráfico, tenencia y consumo de drogas. En general, se observa una mezcla de resignación y alarma.

En efecto, según las conclusiones del informe de investigación, el tema de las drogas se percibe como un mal social, imparable en su crecimiento y visibilidad, y se añade más adelante que “la situación actual se considera guiada por valores cercanos al catastrofismo, a la desintegración social y moral, lo cual genera impotencia y desconcierto ante lo que se asume como imparable e inevitable”. Una de cada cuatro personas encuestadas entiende que “no hay más remedio que aceptar la convivencia con ellas”, pero sólo el 10% relativiza los peligros y defiende alguna forma de experimentación, pues al ser consideradas como “mal social” y “vicio” gozan de escasa aceptación.

En el estudio se evidencia que se sigue considerando a Bolivia lejos de los patrones de “relajación en las costumbres” respecto a las drogas que se atribuye a otros países; de hecho, las y los entrevistados tienen una “visión de formar parte de un país más centrado en la producción que en el consumo”. Sin embargo, existe la percepción de que hay un nivel de consumo relevante en la sociedad boliviana, que además se habría incrementado en los últimos años.

La hoja de coca, por razones bien conocidas, es percibida como distinta de su subproducto, la cocaína, y en esa medida, dice el estudio, es percibida como “producto natural”, de “baja adicción” y se acepta su uso “como estimulante y producto terapéutico”, condición que no se atribuye a ninguna de las drogas legales e ilegales conocidas por la población estudiada.

Al consultarse sobre una posible legalización del consumo de drogas, en el debate aparecen argumentos que van desde las referencias a los efectos negativos de la “ley seca” durante la primera mitad del siglo XX en EEUU (fruto, probablemente, de las historias cinematográficas), hasta las experiencias supuestamente positivas que tuvo la legalización de ciertas sustancias en países de Europa. Con todo, dice el estudio, “la cuestión de la legalización queda abierta en el discurso, más como algo que debería ser objeto de análisis y de reflexión social que como una propuesta firme o asentada en firmes y claras convicciones”.

La investigación abunda en otros datos cualitativos y cuantitativos que este espacio impide desarrollar, pero queda como un valioso aporte a un debate que aún no se ha abierto: cómo encarar las múltiples dimensiones del comercio y consumo de drogas, lícitas e ilícitas, al margen del discurso asociado a la interdicción.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia