Editorial

Economía carnavalera

El Carnaval también contribuye a la economía, con la generación de ingresos y empleo

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 01 de marzo de 2014

El país se encuentra en el umbral del inicio de los festejos carnavaleros, que a pesar de la situación de anegación que sufren distintas regiones del oriente boliviano por causa de las intensas lluvias, la celebración de esta fiesta pagano religiosa al son de los ritmos de la diablada, morenada, taquirari y otros del acervo nacional, también tendrá repercusiones económicas.

Según datos del Viceministerio de Turismo, en los próximos días se movilizarán en el país alrededor de un millón de turistas. El mayor porcentaje de visitantes (50%) se concentrará en la ciudad de Oruro y su majestuosa entrada folklórica, el 20% asistirá al corso de Santa Cruz y el restante 30% en otros lugares del país.

Lo relevante de esta movilización es el efecto multiplicador que esta gran fiesta genera. Ensayando un cálculo bastante simple y conservador, si cada turista gasta en promedio Bs 1.000 durante los cuatro días que duran las carnestolendas, se habrá inyectado a la economía, en servicios de transporte, comida, alojamientos y la infaltable cerveza, alrededor de Bs 1.000 millones ($us 145 millones),

Al respecto, cabe realizar un par de consideraciones sobre la significancia financiera y el efecto redistributivo del Carnaval. Primero, la dimensión económica de esta celebración implica no solo la movilización de recursos en el área de turismo, sino también la realización directa de inversiones adicionales (muchas veces insuficientes) en infraestructura —tanto pública como privada— de servicios, transporte, hospedaje y esparcimiento; inversión que este año, según el viceministerio mencionado, suma alrededor de Bs 100 millones, incluido el Cambódromo de Santa Cruz y los arreglos de las calles y avenidas por donde recorrerán los bailarines devotos de la Virgen del Socavón.  

Segundo, desde una perspectiva redistributiva, el Carnaval se convierte en un mecanismo de asignación equitativo que, sin considerar la participación de una compañía transnacional de cerveza que seguramente captará un gran porcentaje del gasto del turista promedio, el acceso al poder de gasto de quienes buscan divertirse en las diferentes latitudes carnavaleras del país se diversificará entre quienes brinden sus servicios de confección, bordado o inclusive “embellecimiento” para las y los danzantes; quienes ofrezcan sus viviendas como posadas a los que no consiguieron un espacio en algún hotel o alojamiento; y aquellos que ven en estas fiestas una oportunidad para ofrecer alimentos y bebidas a la población, ya sea en restaurantes, cafeterías o en algún puesto instalado de manera improvisada en alguna calle adyacente a alguno de los recorridos. Los ejemplos de servicios se extienden al transporte, comunicaciones, publicidad y otros. En resumen, el Carnaval también se constituye en un espacio económico que en el tiempo cobra mayor peso como fuente de ingresos y empleo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia