Editorial

Ni una menos

La enfermedad parece estar en las cabezas de los varones violentos y descontrolados.

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

10:46 / 22 de octubre de 2016

El miércoles se realizó en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, al igual que en muchas otras ciudades del continente, desde México hasta Argentina, sendas marchas reclamando por la creciente violencia contra las mujeres, que de modo preocupante ha incrementado el número de feminicidios. De ahí que el lema de la movilización fue “Ni una menos”.

El llamado al “paro nacional contra los feminicidios” hizo eco en diversos países de América Latina, pues según un estudio de la Declaración de Ginebra sobre la Violencia Armada y el Desarrollo, este continente es la región con mayor violencia hacia las mujeres. Las evidencias que se publican cotidianamente en los diarios y otros medios de comunicación muestran un fenómeno bastante parecido a una epidemia, solo que esta vez la enfermedad parece estar en las cabezas de los varones violentos y descontrolados.

La movilización se originó en Argentina, donde dos eventos causaron justificada conmoción. El primero tuvo lugar en la ciudad de Rosario, donde al concluir el Encuentro Nacional de Mujeres, el 9 de octubre, la Policía reprimió una marcha de las participantes en el evento usando desmedida violencia y criminalizando la manifestación. El segundo fue aún peor, pues días después se descubrió en Mar del Plata el cadáver de una adolescente de 16 años que había sido drogada y luego brutalmente violada y asesinada, a tal punto que la fiscal asignada al caso calificó el acto de “inhumano”. Fue entonces que organizaciones de mujeres de ese país idearon la marcha, y luego, gracias a las redes sociales, la iniciativa fue imitada por mujeres y varones de varios otros países, incluyendo Bolivia.

Previsiblemente, la movilización causó reacciones de todo tipo y la polémica no estuvo ausente. Desde los frívolos comentarios que ponen en cuestión el supuestamente excesivo celo de las mujeres ante la violencia machista; hasta aquellos abiertamente agresivos, orientados a minimizar el verdadero tamaño del problema que se desea combatir; pasando por argumentos destinados a descalificar a quienes participan de las movilizaciones solo por su opción política. Con todo, en este caso la polémica resulta saludable, pues muchas voces se hicieron escuchar, explicando públicamente por qué es importante movilizarse y demandar un cambio de actitudes. En este sentido, es particularmente importante hacer visible la participación de varones en los actos, pues demuestra que no todos ellos son machistas, violentos o indiferentes, sino todo lo contrario.

El que en Bolivia se haya reportado más de 70 asesinatos de mujeres solo por su género en lo que va del año es la evidencia más contundente a favor de movilizaciones como la que aquí se comenta. Se trata, pues, de reconocer que las mujeres están muriendo a manos de varones descontrolados, y es eso lo que debe combatirse.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia