Editorial

Elecciones en España

En España, las posibles alianzas siguen igual de difíciles que hace seis meses.

La Razón (Edición Impresa)

22:44 / 27 de junio de 2016

Nuevamente, como en diciembre de 2015, ninguna fuerza política logró la mayoría absoluta de votos y escaños en las elecciones de España. El gobernante Partido Popular (PP) mejoró su victoria con mayoría relativa, pero no podrá gobernar en solitario; necesita pactar. El escenario postelectoral es complejo y las posibles alianzas siguen igual de difíciles que hace seis meses.

Como estaba previsto, los comicios del domingo replicaron, sin cambios sustantivos, el resultado obtenido a fines del año pasado que, ante el fracaso para formar gobierno, llevaron al segundo tiempo en las urnas. En esta ocasión, empero, contra todo pronóstico, el PP incrementó su votación y, por tanto, tiene más diputados (137). Ni las impopulares políticas de austeridad ni los sucesivos escándalos de corrupción en sus filas lograron disminuir el apoyo de un tercio de españoles al derechista Rajoy.

Sin duda, el dato sorpresivo de estas elecciones es que no se produjo el sorpasso de Unidos Podemos desde la izquierda, anunciado de manera coincidente por todas las encuestas preelectorales e incluso en sondeos a boca de urna. Si bien la alianza obtuvo 71 escaños, su expectativa era mucho mayor. “Esperábamos unos resultados diferentes, es el momento de reflexionar”, reconoció el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que no logró rentabilizar en las urnas su confluencia con Izquierda Unida.

El PSOE obtuvo cinco diputados menos que hace seis meses y registra su peor votación en democracia. Pese a ello, se mantiene como segunda fuerza electoral y su líder, Pedro Sánchez, que aspira formar gobierno, reivindicó como victoria el no haber sido superado por Unidos Podemos. Por último, la agrupación Ciudadanos fue la más castigada en los comicios al perder ocho diputados y su mermada presencia en la Cámara le quita el papel de “bisagra” en una supuesta “gran coalición” del PP.

Los resultados de las elecciones del domingo, que registró una de las participaciones más bajas desde 1979 en la democracia española, dejan un escenario político sin gobierno definido y, por tanto, con incertidumbre. “Desde mañana vamos a dialogar con todos”, sostuvo un fortalecido Rajoy, quien tendrá la primera opción de formar gobierno. Ni Pedro Sánchez ni Pablo Iglesias se avienen a un nuevo gobierno del PP. Y una alianza con Albert Rivera no es suficiente para obtener mayoría absoluta.

A reserva de lo que vaya a ocurrir en las próximas semanas, el segundo tiempo en las urnas reafirma la tendencia de mutación en la política española. Ya es un dato asumido que el tradicional bipartidismo dio paso a un escenario más complejo y representativo con cuatro fuerzas políticas, además de expresiones nacionalistas. También es evidente que hay una renovada interpelación, en especial desde la izquierda de Podemos, para un cambio en la Constitución, la democracia y las políticas públicas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia