Editorial

Embarazo adolescente

El embarazo precoz frustra proyectos de vida y perpetúa círculos de pobreza

La Razón / La Paz

01:07 / 06 de noviembre de 2013

El último informe sobre el Estado de la Población Mundial 2013 de las Naciones Unidas fue presentado la semana pasada. El estudio, titulado Maternidad en la niñez, pone énfasis en el embarazo adolescente, un drama que afecta a millones de mujeres en el mundo cada año, en especial a las indígenas, inmigrantes y a las mujeres que forman parte de comunidades pobres.

Según estimaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), cada año 7,3 millones de jóvenes menores de 18 años dan a luz (20.000 cada día), de esta cifra, 2 millones corresponden a menores de 15 años. En cuanto a la región, Bolivia aparece como el séptimo país latinoamericano con el porcentaje más alto (20%) de mujeres de 20 a 24 años que informan haber tenido un hijo antes de los 18 años.

No es un asunto menor, sobre todo si se toma en cuenta que este fenómeno no sólo frustra proyectos de vida, sino que además perpetúa círculos de pobreza y exclusión. En efecto, los investigadores sociales coinciden en que el embarazo precoz es una de las principales causas detrás del abandono de los niños,       la violencia de los padres contra sus hijos, la desintegración de las familias y su escasa movilidad social. En suma, condena a muchos adolescentes así como a sus hijos a vivir en una situación de pobreza el resto de sus días.

Tampoco se puede olvidar que la gestación en la adolescencia tiene consecuencias importantes en la salud. Por ejemplo, al año mueren 70.000 jóvenes en países en desarrollo debido a las complicaciones y abortos mal practicados, según señala el informe de las Naciones Unidas. A esto se debe sumar el hecho de que el bajo peso al nacer, la desnutrición y los procesos infecciosos son significativamente mayores entre los hijos de adolescentes, quienes además enfrentan mayores riesgos médicos.

El documento también resalta que las niñas que permanecen en la escuela más tiempo son menos proclives a quedar embarazadas (de cada 1.000 madres adolescentes, 275 no tenían ninguna educación, mientras que 78 contaban con educación secundaria o más). Esto porque la educación les da opción a futuros empleos, aumenta su autoestima y estatus, y les permite ser más partícipes de las decisiones que afectan sus vidas.

Como se puede observar, estamos ante un problema de salud pública de grandes dimensiones, que debe ser enfrentado de manera integral, procurando cambiar los valores en las familias, comunidades e instituciones gubernamentales vinculadas al ámbito social. Urge, en este sentido, implementar una política de Estado seria y coherente, sin sesgos moralistas y con la participación directa de los jóvenes, que se traduzca en acciones concretas contra el embarazo adolescente. Sólo así se podrá romper el círculo de pobreza y subdesarrollo que afecta a miles de familias bolivianas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia