Editorial

Enclaustramiento

La pérdida económica y de competitividad hace imperiosa una salida al mar

La Razón / La Paz

00:13 / 23 de marzo de 2013

Hoy se conmemoran 134 años del enclaustramiento marítimo boliviano, que además de ser un injusto encierro mediterráneo (con pérdida de soberanía sobre territorios que permiten acceder al Pacífico), representa un cercenamiento económico y comercial, que se traduce en una pérdida de competitividad para el país y altos costos de transacción para sus industrias.

El efecto más perverso que provocó la invasión chilena a Bolivia es el daño económico que le significó, y significa hasta ahora, el mantener la condición de país sin costa; sin considerar, además, la pérdida por la explotación de los recursos naturales que yacieron y yacen en territorio que fue boliviano, como el salitre en el siglo XIX; y el cobre de Calama durante el siglo XX y en lo que va del XXI, que  es ahora el sustento de la economía trasandina.

Existen una serie de estudios que ratifican y cuantifican la pérdida económica que origina el enclaustramiento marítimo. En una aproximación más conservadora, el economista liberal Jeffrey Sachs estima que la situación de encierro marítimo le origina pérdidas al país entre los 190 a 240 millones de dólares por año, o equivalente en términos relativos al 1% del Producto Interno Bruto (PIB). En un estudio emprendido por la Corporación Andina de Fomento (CAF), se afirma que los países enclaustrados pierden entre el 2% y el 3% del PIB, y que desde 1970 Bolivia dejó de percibir alrededor de $us 30 mil millones.

Desde la perspectiva del comercio internacional, cerca del 85% del intercambio mundial se realiza en puertos de ultramar, por lo que Bolivia es un país que se encuentra al margen de este beneficio, en costos de transporte, fletes y seguros, con la consecuente pérdida de competitividad y encarecimiento del precio de los productos que se exportan e importan, sin mencionar el grado de “burocratización” que encaran los empresarios bolivianos al momento de realizar las operaciones en los puertos chilenos.

Estos elementos de pérdida económica y de competitividad hacen imperiosa una salida marítima soberana a costas del Pacífico, considerando, además, que en los próximos decenios, el 70% del comercio internacional se lo realizará con países asiáticos y principalmente con China, por lo que ahora es imperioso tener una visión de unidad nacional en torno a una política diplomática de reconocimiento histórico al daño (económico) realizado por Chile a Bolivia, y de reivindicación con el acceso soberano a las costas sobre el océano Pacífico.   

Tenemos nuevamente la oportunidad, como Estado, de formar un solo cuerpo nacional que se oriente a la recuperación de la cualidad marítima con soberanía, evitando los errores de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en los que primaron más los intereses particulares de algunos grupos antipatriotas oligárquicos antes que el interés supremo de la patria.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia