Editorial

Encuesta inaugural

Hay un prematuro triunfalismo en algunos voceros del MAS-IPSP, que puede ser riesgoso

La Razón (Edición Impresa)

23:48 / 20 de febrero de 2020

La reciente encuesta de intención de voto elaborada por la empresa Ciesmori, contratada y difundida por dos redes de televisión, ha generado varias reacciones, profusión de lecturas e inquietante bulla en el campo político. Son los primeros datos desde el registro de binomios presidenciales para las elecciones generales de mayo. La “carrera de caballos” apenas empieza. 

A reserva de los datos, un asunto relevante de la encuesta es su puesta en escena, con amplio despliegue de opinión a cargo de políticos y analistas. No está mal para propiciar el debate, aunque falta la voz de especialistas en estudios de opinión. Además de los programas televisivos la noche del domingo, la encuesta ocupó el lunes varias portadas de periódicos. No siempre es así. En todo caso, se evidencian diferentes interpretaciones con miras al 3M. Pero sin duda lo más interesante son los efectos.

¿Qué muestra esta fotografía inaugural sobre las preferencias electorales? Lo más llamativo, para algunos, es que el MAS-IPSP sigue siendo la primera fuerza electoral en Bolivia. Pese a su derrota política con el derrocamiento del expresidente Evo Morales, y sin éste (por primera vez) como candidato presidencial, el binomio Luis Arce-David Choquehuanca tiene el 36% en proyección de votos válidos. Así, a la espera de nuevos datos, el partido azul aspira a una importante bancada legislativa, si acaso no gana los comicios.

El otro dato muy comentado, en el campo del antimasismo, es la disputa por el segundo lugar entre Carlos Mesa (CC), que ya fue segundo en las fallidas elecciones de octubre, y la candidata-presidenta Jeanine Áñez (Juntos). Según la encuesta, ambos están distantes de Arce. Cada cual, uno en el centro, la otra a la derecha, se presenta como “la única” opción para ganarle al MAS-IPSP en segunda vuelta. Reviven para ello la consigna del voto útil y apuestan por consolidar su liderazgo en las semanas que quedan para hacer campaña.

En relación a los otros candidatos, los datos de Ciesmori son categóricos. El binomio Luis Camacho-Marco Pumari, que se atribuye la autoría de la renuncia de Evo, no llega ni al 10% de intención de voto, con peso exclusivo en Santa Cruz. Chi Hyun Chung está por debajo de la votación que obtuvo en octubre. Y los otros tres candidatos no cuentan, incluyendo el retórico Jorge Quiroga, con el 1,6% de apoyo, quien fue precoz en lanzar su candidatura y programa de gobierno con sigla prestada del MNR.

Los efectos políticos de la encuesta fueron inmediatos. Hay un prematuro triunfalismo en algunos voceros del MAS-IPSP, que puede ser riesgoso. Y se observa perturbación en el bloque oficialista y afines, que agitan una vez más la bandera de la unidad “para evitar que Evo vuelva”. Golpeado por los datos, Camacho puso su aspiración “en blanco” (sic), y sugiere bajarse para apoyar una sola candidatura. Recurrió para ello a los supraoficios del Comité Cívico Cruceño. Que vengan las siguientes encuestas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia