Editorial

Encuestas

El problema surge cuando las encuestas preelectorales pueden ser manipuladas.

La Razón

00:00 / 23 de enero de 2013

La elección del domingo en Beni trajo consigo importantes elementos de análisis, tanto en relación al proceso electoral como respecto a sus resultados. De las diferentes cuestiones que se plantean, una muy relevante para la calidad de la democracia tiene que ver con las encuestas preelectorales y otros estudios cuantitativos que se realizan el día de la votación.

Desde hace más de dos décadas, a partir de las elecciones generales de 1989, las encuestas sobre intención del voto alimentan no sólo las campañas electorales en Bolivia, sino también la agenda política y mediática en torno a los comicios. De algún modo, dichos estudios de opinión forman parte indisoluble de las elecciones, al identificar periódicamente la ubicación de las candidaturas y establecer quién podría obtener la victoria, quiénes compiten realmente por el voto y quiénes “no cuentan”.

En el caso de la reciente elección para la Gobernación de Beni, el uso de encuestas fue previo incluso a la etapa electoral, ya que el frente de oposición conformado para enfrentar al MAS recurrió a una encuesta para elegir a su candidato. De ese modo, la postulación de Carmelo Lens, que resultó ganador de los comicios, tuvo como fuente de legitimidad un estudio cuantitativo. Si bien este método ignora aspectos esenciales como los programáticos, se trata de una interesante apuesta para captar preferencias ciudadanas.

Las encuestas también marcaron la información sobre los comicios. Y es aquí donde surgen dudas y cuestionamientos. No hay duda que la difusión de encuestas preelectorales tiene un carácter instrumental. El problema es cuando estos estudios pueden ser manipulados (como se denunció) o cuando sus datos son notoriamente diferentes a los resultados de la votación (como ocurrió el domingo). ¿Cómo se explica sino que el ganador con más del 50% de los votos haya obtenido sólo 28% en una encuesta difundida apenas una semana antes? Algo no funciona.

Como sea, la importancia mayor de estos estudios se observa sobre todo el día de los comicios, pues constituyen la única fuente de información, aunque no sea oficial, sobre los resultados. Y es que a diferencia de otros países donde solamente la autoridad electoral puede brindar estos datos, en Bolivia son los medios de comunicación, a partir de conteos rápidos efectuados por empresas especializadas, quienes anuncian al final del día quién ganó y quiénes perdieron.

La elección en Beni brinda entonces algunos elementos para evaluar la implementación de la necesaria regulación de los estudios de opinión en materia electoral establecida en la Ley del Régimen Electoral. Y es que no basta garantizar que la difusión de estos estudios se haga en determinados períodos de tiempo, sino también que su producción sea cada vez más profesional y confiable. Queda como aprendizaje y como asignatura pendiente para los futuros procesos electorales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia