Editorial

Enfoque realista

Se está optando por una aproximación realista y flexible frente a este nuevo escenario.

La Razón Digital

01:04 / 15 de noviembre de 2016

En algo más de un año el escenario político latinoamericano ha cambiado sustantivamente, planteando grandes retos para la política exterior boliviana. Surgieron nuevos gobiernos, Macri en Argentina, Temer en Brasil y Kuczynski en Perú, líderes de tinte tecnocrático y proempresarial que claramente están asumiendo proyectos de modernización liberal en los países vecinos.

Durante más de 10 años, el gobierno del presidente Morales maniobró en un escenario regional en el que las fuerzas progresistas eran mayoritarias y en el que influían personajes de la izquierda continental como Néstor Kirchner o Inácio Lula da Silva. Muchos de los acuerdos y decisiones geopolíticas y económicas de ese periodo, que favorecieron al país, se basaron en convergencias de intereses y en la existencia de importantes beneficios comunes; pero también fueron facilitadas por la complicidad ideológica y la simpatía entre estos liderazgos, sobre todo cuando las decisiones eran difíciles.

Por tanto, el reciente cambio político hizo emerger inquietudes sobre el futuro de las relaciones y los proyectos comunes construidos en la última década entre Bolivia y estos países. La política exterior nacional tiene el gran reto de adecuarse a un contexto más exigente y a interlocutores con orientaciones ideológicas diferentes a las prevalecientes en el Gobierno.

La exitosa visita de Kuczynski y los acuerdos logrados con su administración la semana pasada, el retorno del embajador boliviano a Brasilia y el mantenimiento de un relacionamiento cordial con el Gobierno argentino son señales de que se está optando por una aproximación realista y flexible frente a este desafío. Tal reacción era lo recomendable, considerando que de esos vínculos depende la concreción de proyectos vitales para el futuro del país, como la interconexión energética y vial que se desea impulsar en el horizonte del bicentenario.

Se están dando, pues, pasos valiosos y en la buena dirección, pero es solo el inicio del camino. La renegociación de los negocios energéticos con Brasil y Argentina o la ambiciosa vinculación caminera, ferroviaria y portuaria con Perú requerirán complementar el pragmatismo político hasta ahora demostrado por el Gobierno con propuestas técnico-económicas y equipos de negociación sólidos.

Habrá quizás menos simpatía y complicidad ideológica en las futuras negociaciones con los países vecinos, pero esto no debería ser un elemento que las frustre o que desfavorezca los objetivos nacionales de largo plazo. Eso sí, más que antes, el Gobierno tiene el reto de formular propuestas de gran solvencia técnica y desarrollar un sentido estratégico y táctico más sofisticado basado en una comprensión adecuada y realista de los intereses y orientaciones económicas y geopolíticas que ahora son dominantes en los gobiernos de los países vecinos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia