Editorial

Escarnio al periodismo

Un periodismo crítico le haría muy bien a la comprensión de los hechos.

La Razón (Edición Impresa)

23:46 / 21 de febrero de 2017

Generó gran expectativa en el país la “entrevista” a Gabriela Zapata que una red de televisión nacional, ATB, promocionó con gran entusiasmo la semana pasada. La noche del domingo, aquel medio de información difundió en horario estelar las declaraciones de la mujer que fue y es protagonista de una fecha que se convierte ahora en simbólica, el 21 de febrero.

A la hora anunciada, llamó la atención el extraño formato del material informativo ajeno a la entrevista: cámara fija, luz necesaria, personaje en primer plano y sin interlocutor a la vista ni preguntas, y una edición del video reducida a casi 19 minutos, con recuadros de una decena de personas aludidas, con nombre, apellido y condición política y profesional.

Entre lágrimas y pasajes menos emotivos, quien fuera ejecutiva de la empresa estatal china CAMC y novia del presidente Evo Morales repasó algunas razones de su situación de detenida preventiva y el escándalo personal que en torno a sus vínculos se atizó el año pasado, desde 18 días antes del referéndum que evitó la modificación de la Constitución para una posible repostulación del jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS).

De sus afirmaciones en la televisión se puede resumir que el hijo con el Mandatario no existe, que fue contratada en CAMC gracias a un novio que tuvo en la firma, que fue engañada en el caso por el líder político Samuel Doria Medina y su entorno, y que la trama fue originada en 2005 por Wálter Chávez, antiguo asesor de Morales y hasta hace poco estratega del jefe de Unidad Nacional (UN).

Sin embargo, esas alusiones pasaron a segundo plano; causó gran repercusión y reacciones la forma cómo Zapata halló espacio en la cadena de televisión y cómo fue segmentada su comparecencia ante las cámaras, justo a horas de la movilización de sectores políticos que, por su lado, reivindican la victoria del No el 21 de febrero de 2016 y cuestionan la legitimidad de ese resultado debido al uso político del caso Zapata. ATB y su Director de Contenidos son ahora el blanco de fuertes críticas en el ambiente político, la opinión pública y las redes sociales.

Si bien la emisión de las declaraciones de Zapata fue un escarnio al periodismo, parte de éste sufrió parecida situación en esta misma época del año pasado. La misma mujer fue la principal fuente de sus contenidos porque, en su momento, propició duras afirmaciones contra el Presidente, algunos ministros y políticos. Aquella vez, muchos medios también tuvieron su “exclusiva” con Zapata, que fue funcional a los intereses políticos de oposición y oficialismo.

Pero muchos periodistas y medios, incluido La Razón, a la luz de las deficiencias en el tratamiento del caso, hicieron un mea culpa digno de práctica diaria. Un periodismo crítico, sensato y sin obsesiones políticas le haría bien a la comprensión de los hechos y a la salud de la democracia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia