Editorial

Escuelas de fútbol

El propósito de estas escuelas no es tanto formar jugadores sino personas de bien

La Razón / La Paz

00:05 / 29 de septiembre de 2012

El lunes, la Fundación Real Madrid inauguró tres escuelas de fútbol en el país, orientadas a niños y adolescentes en situación de riesgo y de escasos recursos. En un principio estas academias sociodeportivas funcionarán en El Alto (una) y dos en la ciudad de La Paz; pero se prevé que en el futuro se abran también en otros municipios nacionales.

Según explicó a La Razón el exfutbolista Emilio Butragueño, otrora jugador del equipo merengue y actual Director de Relaciones Internacionales del afamado club, el principal propósito de estas escuelas no es tanto formar jugadores profesionales sino personas de bien, que a través del juego adquieran disciplina, valores y otras competencias, que les ayuden a desarrollar otras actividades, profesiones y vidas de excelencia.

De allí que su población objetivo no sean niños talentosos, sino aquellos que se encuentran en una situación vulnerable o de abandono, jóvenes que previsiblemente reproducirán las prácticas violentas de su entorno a menos que se les ofrezca una oportunidad. Y es allí donde justamente busca intervenir la Fundación del Real Madrid, ejerciendo una obra social de gran importancia, que ya ha dado muy buenos resultados en otros 65 países del mundo.

Pues, además de incentivar una vida saludable, el fútbol es una de las mejores opciones que se tiene para promover valores de respeto e igualdad entre los niños, siendo asimismo una clara oportunidad profesional y un puente (becas de por medio) para otros ámbitos académicos.

Cabe señalar que la llegada de estas escuelas a Bolivia deviene gracias a las diligencias de Alalay. Fundación que desde sus inicios encontró en el deporte un gran aliado para rescatar a los niños desamparados. De hecho, cuando su fundadora, Claudia Gonzales, decidió lanzarse a las calles —con apenas 18 años— en busca de niños huérfanos, encontró en un balón de fútbol el mejor puente para acercárseles.

En efecto, a principios de los 90’ se dirigió al exparque zoológico en El Alto, por cuanto sabía que allí, a partir de las 00.00, llegaban decenas de huérfanos para buscar cobijo entre las ramas. A su llegada trató de establecer contacto con los niños, pero ninguno quiso responder a sus preguntas. Entonces observó que antes de subirse a los árboles construían una pelota con bolsas nailon y basura; así que al día siguiente llevó un balón y lo puso en la cancha. Dos niños se le acercaron y le preguntaron si quería jugar, poco a poco se fue ganando su confianza, y así nació Alalay.

Han pasado más de 20 años desde entonces, y con la llegada de las escuelas del Real Madrid se abre un nuevo episodio en esta lucha por brindar a los niños huérfanos y en situación de riesgo una oportunidad para que puedan alejarse de la violencia, restaurar sus corazones y reinsertarse a la sociedad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia