Editorial

‘Espaldas mojadas’

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 31 de marzo de 2013

Hace algún tiempo no se escuchaba, al menos en las declaraciones públicas, el calificativo racista “espaldas mojadas” (wetback en inglés). Se trata de una forma discriminatoria de referirse a los inmigrantes indocumentados. Es un insulto, pues, y da cuenta de una larga historia de violencia y desprecio contra los latinoamericanos, en especial de México, que cruzan la frontera hacia EEUU.

En una entrevista con una radio local, el congresista por Alaska Don Young, miembro del Partido Republicano, no pudo consigo mismo y soltó: “Mi padre tenía un rancho. Solíamos tener entre 50 y 60 espaldas mojadas para recoger tomates. Hoy sólo hacen falta dos”. Semejante declaración, “ofensiva e indigna del cargo que ocupa”, fue rechazada por sus propios partidarios.

Las expresiones de Young llegan en un momento clave para los republicanos, toda vez que la reforma migratoria está en agenda legislativa, pero en especial porque acaban de asumir de manera autocrítica una estrategia para atraer al electorado latino que vota en amplia mayoría por los demócratas (fueron decisivos en la reelección de Obama). Lo más lamentable es que las palabras del congresista estadounidense no constituyen una manifestación aislada, sino la evidencia del racismo realmente existente y persistente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia