Editorial

Esperado teleférico

Ya era hora de que exista otra alternativa de transporte interurbano entre La Paz y El Alto

La Razón (Edición Impresa)

03:36 / 13 de enero de 2014

El martes, con gran expectativa se tendió el cable de la línea roja del teleférico que unirá las ciudades de La Paz y El Alto. Por las dificultades que plantea este tipo de instalaciones, se requirió el concurso de un helicóptero de la Fuerza Aérea Boliviana. Logística que atrajo la atención de la población e incrementó la expectativa generada respecto a la utilidad de este servicio.

Quienes vivimos en la sede de gobierno —que ya es un área metropolitana junto con El Alto— no podemos menos que saludar este avance hacia el transporte masivo, con la instalación de un teleférico entre ambas urbes. Sistema que, dicho sea de paso, llega a Bolivia con varias décadas de retraso en relación a los países vecinos.

Parte del atraso en esta modernización se debe, sin duda, a la lamentable cultura política que consuetudinariamente se impuso con la lógica de contar los votos y sopesar la capacidad de movilización de los poderosos hombres de negocios que se presentan como dirigentes sindicales de los choferes. Esta lógica nos ha privado, durante décadas, del transporte masivo que la población se merece.

Son ya cotidianas y proverbiales las historias de residentes de El Alto que vienen a trabajar a La Paz y viceversa. En ninguno de los dos casos se puede conseguir un asiento en un minibús como no sea a codazos. Y en esta batalla cotidiana pierden generalmente los sectores más vulnerables: mujeres embarazadas, gente con bultos que impiden una movilización ágil, personas mayores, niños, etcétera. Quienes ganan son —por supuesto— los transportistas, pues en horas pico, cualquier cantidad de vehículos que se ponga en circulación, por muy grande que sea, resulta insuficiente. Y los transportistas tienen exclusividad en las rutas. A eso se le llama monopolio. Y los monopolios tienen la especial particularidad de generar ganancias extraordinarias a quienes los detentan, siempre en contra de los intereses de la población.

Todo esto debería tener un límite con el teleférico. Ya era hora de que paceños y alteños tengamos una alternativa de transporte interurbano más sensata y más eficiente que los pequeños, inseguros y contaminantes minibuses (recordemos que hace un par de semanas, ya cerrando el año 2013, ocho personas murieron en un lamentable accidente provocado por un minibús que realizaba este recorrido interurbano).

La capacidad de transporte del teleférico, medida en decenas de personas que pueden transportarse en cabinas que rotan cada pocos minutos, es insuperable para los estándares actuales: 18.000 personas por hora tendrán transporte gracias a este sistema. Serán también considerables las ventajas en términos de tiempo y de eficiencia energética. Enhorabuena por las autoridades de transportes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia