Editorial

Estereotipos

Subeditorial

00:00 / 24 de enero de 2012

En México, el mes pasado, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) colgó un video en su página web en el que decenas de niños contestan ante la cámara preguntas sobre dos muñecos idénticos, salvo por una diferencia: el color. Esta investigación fue elaborada sobre la base del histórico test de los psicólogos Phipps Clark y Kenneth B. Clark, que en 1940 pidieron a infantes que seleccionaran entre un muñeco “blanco” y uno “negro”.

La naturalidad y rapidez con la que la mayoría de los niños mexicanos relaciona lo “bueno y lo bonito” con los muñecos blancos, mientras vincula lo “malo y lo feo” con los muñecos morenos, pone en evidencia que los estereotipos asociados al color de la piel se arraigan desde muy temprano entre los ciudadanos del país azteca. Situación que, sin embargo, no es privativa de México, sino que es un asunto bastante extendido en América Latina, según alerta un reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En efecto, de acuerdo con este estudio, las personas afrodescendientes enfrentan serios obstáculos para acceder en igualdad de condiciones a los servicios de salud y educación, obtener una vivienda y conseguir un empleo, especialmente en los niveles gerenciales, a pesar de representar el 30% de la población de la región.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia