Editorial

Examen obligatorio

La educación y la información son mucho más pertinentes que la coerción

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:03 / 04 de diciembre de 2015

El Gobernador de La Paz anunció una iniciativa cuando menos controvertida al declarar, días atrás, que el examen de Papanicolau será obligatorio para las mujeres en edad fértil y que la medida será reforzada con la entrega de un carnet de uso obligatorio para cualquier transacción bancaria, igual que el certificado de sufragio que se emite en los eventos electorales.

La intención de la medida es ciertamente positiva (lograr que la mayor cantidad de mujeres se hagan el test de marras), pero el procedimiento es cuestionable y así lo hicieron saber autoridades, ciudadanas y una cantidad innumerable de usuarios en las redes sociales. No puede obligarse a nadie a someterse a ninguna prueba, pues implica una violación al derecho a la privacidad, que está consagrado en el artículo 44 de la Constitución Política del Estado.

Fuera de ser ilegal, salta a la vista que la iniciativa del Gobernador corre el riesgo de sufrir innumerables tropiezos. Solo por mencionar uno: el departamento de La Paz contaba en 2012, según el último Censo, con más de 700.000 mujeres de entre 15 y 49 años. El crecimiento poblacional vegetativo haría que esa cifra sea levemente mayor en el presente. Evidentemente no existe capacidad física en los centros de salud, ni hay la cantidad de especialistas para atender a esa población. El sistema departamental de salud, con una capacidad instalada que ya colapsó, sería el primer obstáculo para cumplir la medida.

Valga la reflexión para evaluar las modalidades de planificación de crecimiento en equipos por parte de las autoridades y funcionarios médicos: la prensa informa que mientras el Gobernador visitaba uno de los centros médicos, los galenos le pidieron la compra de un colposcopio (instrumento que se utiliza para realizar la prueba que aquí se comenta). Es muy poco probable que un solo aparato adicional resuelva el incremento requerido para hacer el test a decenas de miles de mujeres; para ello hace falta incorporar verdaderos sistemas de información que contribuyan a planificar las inversiones del dinero público con algo de racionalidad.

Finalmente, la buena noticia en este tema la protagonizan las mujeres: la campaña contra el virus del papiloma humano realizada por el Sedes de La Paz el domingo contó con la participación masiva de mujeres que se informaron sobre la enfermedad y cómo cumplir sus derechos. La educación y la información son mucho más pertinentes que la coerción para que mujeres y hombres sepan cómo asumir el cuidado de su propia salud, de forma preventiva.

Queda como dato anecdótico la decisión del Gobernador que, luego de varias críticas, anunció que el examen de próstata para varones también será obligatorio. Tal iniciativa contiene los mismos vicios que el anuncio del test de Papanicolau y aparenta ser una tardía reacción para reflejar algún criterio de equidad de género.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia