Editorial

Fejuve, de capa caída

Tal parece que la población alteña ha decidido poner un alto a los abusos de la Fejuve

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:17 / 10 de junio de 2015

La flamante alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, ha ganado su primera gran batalla en contra de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de esa urbe, luego de que el paro cívico convocado para el lunes por los dirigentes de esa organización, en protesta por la designación directa de los subalcaldes impulsada por la nueva autoridad local, resultase un rotundo fracaso.

En efecto, pese a las amenazas ejercidas por los dirigentes vecinales como multas de dinero o el corte del servicio de agua potable, así como engaños tales como que el paro se debía a la intención de incrementar la tarifa de los pasajes, solamente se registraron tres puntos de bloqueo, dos en el Distrito 8 y uno en el Distrito 14. En este último los vecinos suspendieron la medida por cuenta propia; mientras que en el sector de Ventilla y Puente Vela la Policía logró disuadir a los bloqueadores sin utilizar agentes químicos.

Este tibio bloqueo, así como el cabildo organizado de manera paralela en las puertas de la Alcaldía por aproximadamente 2.000 vecinos, quienes demandaron elegir a una nueva directiva de la Fejuve en 30 días, ponen en evidencia la poca legitimidad de la que goza actualmente esta organización vecinal entre quienes precisamente dice representar.

Y es que después de décadas de funcionar como una suerte de gobierno municipal paralelo, con atribuciones para elegir a varias de las autoridades locales (desde mensajeros, pasando por secretarias y hasta subalcaldes), promover nuevas urbanizaciones y hasta establecer redes independientes de recaudación; tal parece que gran parte de la población alteña ha decidido poner un alto a estos abusos, eligiendo primero con su voto a una mujer que ha prometido luchar contra la corrupción, y ahora por medio de cabildos y otras manifestaciones ciudadanas.

Huelga señalar que no les sobra motivos a los vecinos alteños para exigir una mejor gestión municipal. Pues, como se comentó el sábado en este mismo espacio, los subalcaldes designados en el pasado no solamente han tenido pésima gestión (el año pasado la ejecución de la inversión en el municipio fue solo del 26% del monto presupuestado), sino que además muchos de ellos están siendo procesados por presuntos delitos que van desde el uso indebido de bie-nes hasta el peculado en la función pública.

No sobra recordar que los subalcaldes son una suerte de ministros cuya labor consiste en ejecutar los lineamientos que se definen en el nivel central del órgano ejecutivo municipal. De allí la importancia de que estos cargos, más allá de la forma cómo son seleccionados, sean ocupados por personas probas y competentes, y que al mismo tiempo exista una saludable y positiva coordinación entre el burgomaestre y sus “lugartenientes”. De hecho esa es la única manera de garantizar la provisión eficiente de bienes y servicios públicos en favor de los ciudadanos. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia