Editorial

Feria del libro

A pesar de sus virtudes, la lectura crítica en nuestro país es cada vez más pobre y escasa

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:44 / 04 de agosto de 2015

Mañana se inaugura la vigésima Feria Internacional del Libro de La Paz en el campo ferial Chuquiago Marka. Este año participarán 130 expositores, diez más que en 2014, y se tienen programadas 200 actividades culturales, entre las que destacan las II Jornadas de Literatura Boliviana y el Ciclo Migrantes, que reúne a escritores bolivianos que viven en el exterior.

Durante el lanzamiento oficial de la feria, la semana pasada, el Ministro de Culturas recordó la relevancia de organizar eventos de esta naturaleza para fomentar la lectura en el país, una iniciativa tanto más importante por cuanto, según la autoridad, se estima que en Bolivia solamente dos de cada 100 ciudadanos leen más de un libro al año. Una tasa muy baja que ciertamente debería llamar la atención de propios y extraños, pero sobre todo de los padres de familia, tomando en cuenta la importancia para el desarrollo integral de las personas.

En efecto, leer estimula la imaginación, fomenta el desarrollo del lenguaje, la capacidad de concentración, mejora la ortografía y ayuda a establecer una relación más cabal con la realidad que nos rodea. Además, cuando las personas se sumergen en los relatos y comienzan a descubrir nuevos universos se les enciende la chispa de la creatividad, a tiempo de embarcarse en un viaje interminable en busca del conocimiento. Y es que si una persona adquiere de niño el gusto por la lectura, conquista una fenomenal herramienta que le servirá no solo para afianzar su aprendizaje futuro, sino también para desarrollar un pensamiento crítico. Condición esencial para cuestionar la realidad y los conocimientos adquiridos y, a partir de allí, recién podrá crear paradigmas de pensamiento propios.

A pesar de estas y otras virtudes, la lectura crítica en nuestro medio es cada vez más pobre y escasa. En parte por las posibilidades modernas de entretenimiento, como internet o la televisión, que son muy fáciles de consumir pero están llevando a grandes y chicos a encerrarse en un mundo colmado de imágenes, cuya inmediatez no da lugar a la reflexión. Y esta tendencia es reforzada no solo por el sistema educativo del país, que prioriza la formación de ciudadanos “productivos”, limitando el concepto de productividad a lo mensurable en dinero; sino también en los hogares, donde la ausencia de debates y el intercambio constructivo de opiniones no es una excepción, sino la regla. Esto porque los padres de familia han perdido o bien nunca adquirieron el hábito de la lectura.

De allí la importancia de promover desde la escuela y los hogares el razonamiento verbal y un pensamiento crítico entre niños, jóvenes y adultos. Y qué mejor que hacerlo por medio de la lectura y posterior discusión de libros que se distinguen no solo por su contenido, sino también por su lenguaje y estructura estéticamente trabajados para su disfrute.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia