Editorial

Finanzas laureadas

La Academia Sueca de Ciencias premió a dos enfoques diametralmente opuestos

La Razón / La Paz

02:32 / 19 de octubre de 2013

Eugene Fama, Hans Peter Hansen y Robert Schiller, tres notables cientistas especializados en el área financiera, fueron galardonados con el Premio Nobel de Economía 2013 por sus aportes teóricos y empíricos respecto a la formación y fijación de precios de diferentes activos (sean bonos, acciones, bienes inmuebles, empresas y otros) que se transan en los mercados financieros.   

En un momento en que las turbulencias financieras son el pan nuestro de cada día, se reconoce el trabajo de estos tres investigadores que tratan de explicar, o por lo menos dar una mínima referencia, respecto a la racionalidad, si la hay, de los agentes económicos que toman decisiones de inversión, desde la más elemental (que es definir cuánto, en qué y cómo ahorrar), hasta las más sofisticadas, como el comprar acciones, bonos u otro tipo de títulos valor.

Lo destacado en esta oportunidad es que la Real Academia Sueca de Ciencias premió desde la perspectiva académica dos enfoques diametralmente opuestos. El primero, desarrollado por Fama  y cuantificado por Hansen, propone que los agentes inversionistas son perfectamente racionales, que sus decisiones las toman en función a toda la información disponible y que en conjunto las expectativas sobre el precio futuro de los activos serán las mismas para todos en el largo plazo, por lo que el mercado es eficiente y llegará al equilibrio sin que se produzcan posibilidades de especulación, o lo que en la jerga financiera se denomina “ganarle al mercado”. 

El segundo enfoque, desarrollado por Schiller, toma un rumbo totalmente diferente y propone que los agentes participantes en los mercados financieros si bien no son totalmente irracionales al momento de realizar una inversión, asumen que existe un factor de alter ego que les impulsa a tomar una decisión más allá de lo “racionalmente” aceptado, y que una inversión se la asume como una apuesta guiada por la necesidad de “ganarle al mercado” y hacer ganancias extraordinarias.

Esta sui géneris premiación pone frente a frente a Fama, quien es considerado uno de los “padres” de las finanzas modernas, con Schiller, primer representante de las finanzas con “racionalidad acotada”. Lo cierto es que en la vida real, donde algunos hacen millones en los mercados financieros con sus actos especulativos y otros pierden los ahorros que les costó una vida lograrlos, la mejor teoría aplicada es la “darwiniana” o de supervivencia del más fuerte, en este caso, del más y mejor informado.

Lo que sí queda claro es que las finanzas no son esa rama económica que pretende generar conocimientos para la creación de nuevos ricos, sino identificar los recursos que permitan inversiones en activos que generen valor para la sociedad y contribuyan a la población a tomar decisiones que le generen mayor bienestar, independientemente si son totalmente racionales o no.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia