Editorial

Floricultores, en emergencia

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 20 de septiembre de 2018

De acuerdo con estimaciones del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), durante el primer semestre de 2018 el país no habría exportado ni una sola flor, al menos de manera legal. Esto a pesar de que existe una gran demanda de flores bolivianas en Brasil y Paraguay, cuyos climas les impiden cultivar cierto tipo de plantas como las rosas; y de que hasta hace no muchos años el país era toda una referencia en este rubro.

Por ejemplo, en 2000, siempre según la misma fuente, se exportaron aproximadamente 186 toneladas de flores, principalmente a EEUU y a los países vecinos, por un valor de $us 420.000. Sin embargo, a pesar del avance de la tecnología y la supuesta acumulación de experiencia, la participación del país en este rubro, lejos de afianzarse, prácticamente habría desaparecido, como lo demuestran las cifras antes mencionadas. Esto debido al aumento del precio de los insumos, a la ausencia de mercados sin aranceles y —sobre todo— a la burocracia estatal detrás de las ventas al exterior, en palabras de los propios floricultores cochabambinos.

Y es que por ejemplo el Senasag les exige varios requisitos de calidad que no pueden cumplir por la falta de asesores técnicos, cuando se supone que deberían ser las autoridades de salud de los países vecinos las más exigentes. Por ello, tomando en cuenta el gran potencial que tiene el país para la floricultura, sería deseable la aplicación de acciones concretas desde el Estado que faciliten y promuevan la exportación de productos no tradicionales como las flores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia