Editorial

Fondos de garantía

Un fondo de garantía  de colateralización puede generar incentivos perversos para no pagar los créditos

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:50 / 11 de octubre de 2014

Días atrás, el Ejecutivo promulgó una normativa que establece la creación de dos fondos de garantía para promocionar el acceso a créditos financieros. El primero deberá cubrir hasta el 20% de la cuota inicial de los créditos de vivienda de interés social; el segundo está orientado a los créditos del sector productivo, con coberturas de hasta el 50% de los préstamos. 

Para financiar estos fondos, la norma establece que las entidades bancarias deben aportar el 6% de las utilidades netas que obtengan durante la gestión fiscal. Sin duda esta medida va a promover una mayor inclusión financiera y un incremento de la cartera crediticia, al permitir que las familias y productores que aun con la capacidad de pagar una cuota no tienen el ahorro suficiente para la compra de un inmueble o de un activo productivo puedan acceder a un crédito hipotecario.

A grosso modo, esta determinación tiene el potencial de movilizar $us 60 millones en cartera crediticia para estas dos categorías de préstamos, sin que los solicitantes realicen un aporte propio, como es requisito hoy en la banca. En este sentido, el 6% de merma en las utilidades de los bancos se podría compensar parcialmente con un mayor volumen de negocios, y no resultaría tan perjudicial para la banca, como afirman los directos afectados.

No obstante, más allá de las cifras que se puedan expresar a favor o en contra de la medida, resulta relevante analizar la eficiencia e impacto que puede significar la constitución de un fondo de garantía que otorgue una cobertura equivalente al total del aporte propio exigido a todo prestatario, además de los posibles incentivos positivos o perversos que podrían generar.

La evidencia empírica y el bagaje teórico sobre este asunto evidencia que los fondos, cuando son explícitos y cubren el total de la garantía sin que exista un aporte mínimo del cliente (aunque sea nominal) se constituyen en fuente de malos créditos, prestatarios que no quieren pagar y sinónimo de pérdidas. La receta para que un mecanismo de esta naturaleza sea eficiente es que el beneficiario ni siquiera se dé por enterado de que accedió a la cobertura.

En este sentido, a la luz de la teoría y de la experiencia, un fondo de garantía de colateralización puede generar incentivos perversos de no pago y reducción del ahorro, porque el riesgo de la operación crediticia lo asume el fondo. El resultado final: una cartera de clientes morosos, un fondo presionado a pagar por los malos créditos otorgados, contracción del ahorro y posible descapitalización de las entidades bancarias.

En resumidas cuentas, si bien la medida tiene una clara intencionalidad de facilitar el acceso crediticio a un mayor porcentaje de la población, existe la posibilidad de atraer clientes “no muy buenos”. Por tanto, el remedio puede resultar peor que la enfermedad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia