Editorial

Formación técnica

La realidad ha demostrado la viabilidad de ofrecer una mayor formación técnica en el país.

La Razón (Edición Impresa)

01:14 / 10 de enero de 2017

Durante años se ha insistido en la importancia de promover la formación técnica como una alternativa a la educación superior universitaria, no solo por ser más conveniente para quienes necesitan acceder a un título profesional en el menor tiempo posible, sino también porque hay un mercado laboral con interesantes perspectivas para técnicos medios y superiores.

Tal parece que este consejo ha dado frutos, pues solo en la última década la oferta de centros educativos que ofrecen carreras técnicas se ha más que duplicado. Si en 2005 había 27.166 estudiantes de estas carreras en los institutos fiscales y de convenio en el país, en 2016 llegaron a 61.458.

El Director de Institutos Técnicos Tecnológicos, del Ministerio de Educación, a tiempo de señalar que el estudiantado ha crecido, explica que no se trata únicamente de la perspectiva de terminar la carrera e insertarse en el mercado laboral más pronto, sino que ahora se ha hecho evidente que la formación técnica favorece el emprendedurismo, es decir, las y los jóvenes egresados de estos centros educativos pueden iniciar sus propios negocios en mejores condiciones.

Previsiblemente, la demanda ha incidido en la oferta. Así, si en 2005 había 60 institutos fiscales y de convenio, 12 años después son 128 los centros legalmente constituidos, de los cuales 85 están en zonas rurales y periurbanas, y 43 operan en las ciudades. A estos institutos se suma la oferta privada: 214 centros técnicos tecnológicos ofertan cerca de medio centenar de carreras en todo el país.

En el área técnica, las carreras más demandadas son Contaduría General, Sistemas Informáticos, Turismo, Mercadotécnica y Gastronomía; en el área tecnológica las más requeridas son Agropecuaria, Electricidad Industrial, Mecánica Industrial, Mecánica Automotriz, Electrónica, Construcción Civil e Industria de Alimentos. El desarrollo en áreas como el transporte e hidrocarburos también está fomentando la creación de nuevas carreras, como soldadura industrial.

Como las carreras tienen una duración de dos años para el diploma de técnico medio y de tres para el de técnico superior, y la demanda no hace sino crecer, el Ministerio de Educación se ha propuesto no solo controlar la calidad de los institutos y centros educativos, sino que además pretende cambiar los currículos para asegurar que los contenidos respondan a las necesidades de los sectores productivos y al desarrollo social y económico de las regiones.

Se trata, pues, de buenas noticias para la educación superior en Bolivia, ya que si hasta hace muy poco solamente se consideraba respetable una carrera a nivel licenciatura, la realidad ha demostrado la viabilidad de proporcionar formación técnica, lo cual no solo favorece a los jóvenes deseosos de iniciar su andadura profesional, sino a todo el país, pues los nuevos técnicos demuestran cotidianamente que tienen mucho que ofrecer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia