Editorial

Fortaleza económica

El país ha logrado sortear hasta ahora las condiciones  adversas de la economía mundial.

La Razón (Edición Impresa)

00:20 / 24 de septiembre de 2016

Después de transcurridos ocho meses de la presente gestión, la posibilidad de una desaceleración económica se mantiene como un predador que espera un mal movimiento de su presa para atacar; sin embargo, hasta ahora el país ha logrado sortear con astucia las amenazas y evitar sucumbir a los estragos y desequilibrios que conlleva una contracción económica.  

Son varias las condiciones externas adversas que actualmente enfrenta la economía nacional y que están impactando negativamente en el nivel de las reservas internacionales del país. Por ejemplo, la persistente caída en la cotización del barril de petróleo que afecta directamente a los valores de exportación de gas a Brasil y Argentina; y en ese mismo ámbito, la caída de precios que experimenta el sector minero. Por otra parte está la secuela de devaluaciones aplicadas por los países vecinos, cuya industria ha desplazado a muchos productos bolivianos en el mismo mercado interno. Y a todo ello cabe agregar la severa sequía registrada en varias regiones del país, que ha afectado a centenares de productores del agro boliviano. Sin embargo, a pesar de estos factores todo indica que las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país elaboradas por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) y el Banco Central de Bolivia (BCB) se van a mantener en torno al 5%.

Tal parece que las medidas en materia monetaria, fiscal y cambiaria asumidas por las autoridades económicas, que significaron una inflación controlada, mayor eficiencia en la recaudación tributaria de los impuestos no asociados a los hidrocarburos y un tipo de cambio estable acompañadas con una política activa de inversión pública, fueron los catalizadores que han permitido mantener el ritmo sostenido de crecimiento de la economía, sin afectar los instrumentos de redistribución de la riqueza como son los diversos bonos de alivio social.

En suma, los equilibrios macroeconómicos se encuentran estables por el momento y todo indica que las turbulentas aguas de la recesión económicas han sido sorteadas con pericia hasta ahora. Asimismo, se ha anunciado que el país cuenta con un “colchón” financiero, consistente en una buena cantidad de reservas internacionales, diversos fondos para el sector productivo y los saldos sin ejecutar en las cuentas de municipios y gobernaciones; y si se incluyen los saldos de los depósitos del público y ahorros previsionales en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) se tienen los recursos suficientes para poder amortiguar cualquier desequilibrio en el corto y mediano plazo.

Alivia saber que Bolivia aún mantiene opciones de política económica para resistir una crisis externa que al parecer no tiene visos de solución en los próximos años, y queda por augurar que en las próximas gestiones la fortaleza económica nacional se consolide.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia