Editorial

Frenos al desarrollo

Existen grandes desafíos en mate-ria de inclusión y promoción de los jóvenes y mujeres.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 27 de marzo de 2016

Días atrás comentamos en este mismo espacio los datos más relevantes del nuevo Informe sobre Desarrollo Humano en Bolivia, publicado recientemente por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y aunque en términos generales la investigación inspira optimismo, también exhibe aspectos que deben ser tomados muy en cuenta por las autoridades.

Dos de ellos pertenecen a la sección que explora el estado del trabajo y del empleo en el país: por un lado la importante cantidad de jóvenes que ni trabajan ni estudian (conocidos como “ninis”), lo cual debe llamar la atención en un contexto en el que se destaca el “bono demográfico” en el país y en toda la región. Por el otro, la evidencia de que las mujeres siguen afrontando una triple discriminación a la hora de acceder al empleo.

En el caso de las y los jóvenes, el PNUD descubrió que en 20 ciudades    de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, menos de la mitad de los jóvenes, entre 18 y 24 años, están matriculados en algún tipo de centro de educación superior; “uno de 10 jóvenes ni trabaja ni estudia en la región metropolitana de Santa Cruz”, informó el coordinador del informe, agregando que en el caso de La Paz y El Alto, uno de seis es “nini”; y en Cochabamba, uno de nueve jóvenes está en esa situación.

El informe subraya al respecto los “enormes” desafíos para atender el tema de formación y oportunidades de trabajo, y más aún cuando la población joven es mayoritaria en el país (el ya nombrado bono demográfico); por ello, el PNUD recomienda generar políticas para mejorar el acceso al empleo productivo y reforzar la inversión en la formación de capital humano. A partir de ello, los jóvenes que ahora estudian mejorarán a mediano plazo sus posibilidades de acceso a empleos.

Respecto al acceso de la mujer al mercado laboral, el séptimo Informe sobre Desarrollo Humano en Bolivia revela que pese a las circunstancias favorables de la participación femenina en la actividad económica, existe una serie de problemas que hacen que su inserción laboral sea “precaria”. La investigación identifica una triple discriminación: la primera es el doble rol de trabajadoras y madres de familia y amas de casa que hasta ahora no ha sido superado. La segunda se observa en que si las mujeres ingresan al mundo laboral, lo hacen en rubros no asalariados y sectores informales. Finalmente, la tercera discriminación está en el ingreso económico: en promedio, los ingresos de las mujeres representan solo el 44% del de los hombres.Se concluye así que el Estado tiene ante sí, en sus tres niveles gubernativos, grandes desafíos en materia de inclusión y promoción de las capacidades de

jóvenes y mujeres. No se trata de brindar bonos o ayudas de corto plazo, sino de crear condiciones para un desarrollo sostenible en el que todas y todos sean conscientes de su aporte y se sientan comprometidos a hacerlo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia