Editorial

Fuentes de ingreso

Las autoridades están iniciando una escalada de medidas impositivas y arancelarias

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:17 / 05 de septiembre de 2015

Los vientos invernales parecen no disiparse, por lo menos en el ámbito de la economía global. El crecimiento del PIB mundial se va enfriando en todas las latitudes, acompañado por la devaluación de divisas, mercados financieros volátiles que no terminan de estabilizarse y precios de materias primas en caída libre; en resumen, incertidumbre y nerviosismo con una pizca de temor.

Esta lúgubre realidad internacional amenaza a la economía boliviana, en forma de caída en los ingresos nacionales provenientes de los productos tradicionales de exportación como gas, minerales, alimentos y manufacturas. Los primeros efectos se empiezan a sentir con la reducción de la recaudación por el concepto de regalías y el impuesto directo a los hidrocarburos, que son la principal fuente de ingresos de la mayoría de los municipios y gobernaciones del país, además de las propias arcas del Tesoro General.

En este contexto, la reacción del Gobierno se ha traducido en una serie de sutiles medidas aduaneras, arancelarias y tributarias, que pasaron desapercibidas. Sin embargo, se constituyen en mecanismos recaudadores que tienen como fin contener el déficit fiscal proyectado para la presente gestión (y tal vez la siguiente). Algunos ejemplos. La “nacionalización” en frontera de ciertos productos, como material de construcción y papel periódico, le permite a la Aduana recaudar un monto relevante de recursos por concepto de importaciones “sobre el camión”, y lo propio ocurre con el alza de la alícuota del gravamen arancelario asignado a computadoras y otros equipos tecnológicos. También destaca la reducción en un salario mínimo nacional, en lugar de dos, para fines del cálculo del pago de IVA a dependientes. Todo esto sin considerar las tentativas de algunos municipios, como el de Santa Cruz, de elevar los impuestos a los inmuebles, cobijados bajo el manto de un nuevo catastro.

Las acciones anteriores demuestran que las autoridades fiscales están iniciando una escalada de medidas impositivas y arancelarias, algunas poco ordenadas, con el fin de cerrar algunas brechas presupuestarias, dados los gastos corrientes y de inversión pública comprometidos. Si estas medidas resultan insuficientes, que no extrañe un incremento en el impuesto a las transacciones, o tal vez uno al ingreso personal. Y previsiblemente la mayor carga impositiva recaerá en los contribuyentes de siempre, quedando al margen aquellos que desarrollan sus actividades camuflados en la economía informal, carentes de toda cultura tributaria, pues sus ingresos se generan al margen del Servicio Nacional de Impuestos y la ley.

Sí, se aproximan tiempos complicados, y lo justo y equitativo es que todos los bolivianos y bolivianas contribuyamos a contener el posible embate, y no que únicamente sean unos cuantos los que soporten, sobre sus espaldas y bolsillos, la furia de la tormenta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia