Editorial

Gas natural vehicular

Son varias las ventajas del GNV, tanto para la economía del país como para los usuarios

La Razón / La Paz

00:35 / 17 de septiembre de 2013

Para nadie es desconocido que el mantener bajos los precios de los principales carburantes en el país representa un constante dolor de cabeza para el Gobierno. Además de erogar ingentes cantidades de dinero por este concepto (por ejemplo, el costo de la subvención para la presente gestión ronda los $us 1.000 millones), esta medida genera perturbaciones de mercado.

Y es que como consecuencia de la subvención de los principales derivados del petróleo, los precios en muchos rubros dejan de cumplir con uno de sus principales objetivos: otorgar información sobre escasez y costos, tanto para consumidores como para productores. Esta distorsión y los bajos precios han significado un desincentivo para las empresas petroleras a la hora de decidir invertir en proyectos de exploración y explotación.

Por estas y otras razones, como se sabe, en diciembre de 2010 el Ejecutivo se aventuró a incrementar considerablemente el precio de la gasolina y el diésel, con el propósito de eliminar el contrabando y evitar la constante sangría del erario nacional. No obstante, esta medida, que encarecía significativamente la vida de los ciudadanos, no pudo ser implementada por los elevados costos sociales. De allí que el Gobierno decidió ejecutar otras estrategias, como la de cambiar la matriz energética del parque automotor, sustituyendo el consumo de combustibles líquidos por gas natural.

Según estimaciones de la Entidad Ejecutora de Conversión a Gas Natural Vehicular (EEC- GNV), tal parece que esta estrategia va por buen camino, puesto que desde 2000 hasta septiembre de este año, el número de vehículos que hicieron la conversión a GNV llegó a 268.561, es decir, el 25% del parque automotor. De este número, 100.000 pertenecen al transporte público y el resto son privados.

Se trata sin duda de un importante avance, pues son varios los beneficios de emplear GNV, tanto para la economía del país como para los dueños de los automóviles. Pues, además de reducir la subvención y contribuir en la lucha contra el contrabando, su empleo preserva el bolsillo de los usuarios y el medio ambiente.

En efecto, en promedio, un vehículo de gasolina gasta al año Bs 19.747 en combustible, mientras que con GNV gasta Bs 9.641, de acuerdo con la EEC- GNV. Por otro lado, los coches que emplean gasolina y diésel generan altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas tóxico que irrita las vías respiratorias; y por si esto fuera poco, el humo de los motores a diésel causa cáncer de pulmón y posiblemente de vejiga, según advierte un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De allí la importancia de profundizar la sustitución de la matriz energética, proporcionando facilidades a los usuarios de GNV, quienes hoy deben atravesar largas filas para poder cargar sus tanques, por la falta de surtidores en varias regiones del país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia