Editorial

Geopolítica y negocios

Nada de extraño hay en la decisión de EEUU de apoyar a la Alianza del Pacífico

La Razón / La Paz

00:04 / 19 de junio de 2013

En el marco de un nuevo enfoque hacia Latinoamérica, anunciado semanas atrás cuando en un arranque de cándida sinceridad el Secretario de Estado de EEUU reconoció que en su calidad de “patrio trasero” la región merece más atención de esa potencia, ésta ha decidido apoyar, y sumarse, a la Alianza del Pacífico, un nuevo grupo económico de evidente orientación política.

En efecto, aunque de muy reciente creación, la Alianza ya hace sentir su presencia en el concierto latinoamericano, y en sus poco más de dos años de existencia ya ha celebrado siete cumbres, y tienen delineado un plan que abarca no sólo la integración comercial, sino también otros aspectos de integración y política internacional, como la libre circulación de los ciudadanos de los países miembros o la apertura de embajadas comunes en países del África.

Consultados al respecto por este diario, economistas y expertos en política y relaciones internacionales coinciden en afirmar que se trata de un bloque con claros lazos con EEUU, aunque las valoraciones de esta relación pueden variar dependiendo de la persona que opina. México, Colombia, Perú y Chile, además de Costa Rica, que está a punto de convertirse en miembro del grupo, son países que desde hace años tienen tratados de libre comercio con la potencia del norte, además de estrechas relaciones diplomáticas y políticas.

Se puede decir, entonces, que la Alianza del Pacífico es el nuevo instrumento para perseguir los objetivos que se habían planteado para la fracasada Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y que a su vez dio origen a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), planteada como una opción de claro sesgo ideológico, pero también con pretensiones de constituirse en zona de libre comercio en términos de solidaridad y complementariedad no siempre presentes en el mundo capitalista.

Sin embargo, hay que reconocer que los logros de este último grupo palidecen frente a los que ya anuncia la Alianza del Pacífico, donde, además, participan los “vecinos ricos” de Sudamérica y se excluye ostensiblemente a Ecuador, cuyas costas también miran al océano Pacífico, y que es parte del Alba. Brasil, a su vez, mira desde una posición privilegiada, pues el tamaño de su economía se lo permite. Precisamente por esto, algunos de los analistas consultados opinan que se trata de una agrupación basada en la “eficiencia” económica y no en la ideología, sin considerar que no se trata de categorías excluyentes.

Nada de extraño debe tener, pues, que EEUU busque afianzar su presencia en Latinoamérica y que lo haga prestando atención no sólo a sus mejores amigos en la región, sino sobre todo favoreciendo la integración de éstos. No hay por qué satanizar la iniciativa, pero sí estar atentos a lo que pueda significar hacia adelante en términos geopolíticos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia