Editorial

¡Gracias!

Este espacio se acaba y debo agradecer a los bolivianos emprendedores

La Razón (Edición Impresa) / Svetlana Salvatierra

00:05 / 15 de diciembre de 2013

Un segundo ciclo cierro en La Razón este domingo. Me tocó vivir muchos cambios entre 2008 y 2013 desde esta sala de redacción. El primero fue que el suplemento Ejecutivos se transformó, y ahora es reconocido como El Financiero. La economía de Bolivia empezó a tener cifras positivas, y ahora hay anuncios de que seremos uno de los países que mayor crecimiento tendrán en esta parte del continente el próximo año.

El número de empresas también se incrementó, pero queda pendiente que sean más las del sector productivo, las que crean industria local, de exportación y empleo permanente y digno. Un dato interesante es que hay un poco más de clase media, pero me preocupa que los vulnerables de hoy, pobres hace un par de años, no pasen con rapidez a esa clase media. La extrema pobreza parece haber disminuido, es un tema complejo, pero si se mira desde los gobiernos locales, sin ajustarles los cinturones con normas y normas, la historia podría cambiar en poco tiempo. Esa sí que es cuestión de voluntad política, lamentablemente el próximo año es electoral.

La falta de seguridad ciudadana, el contrabando, el narcotráfico, la violencia contra la mujer y los niños están en la balanza, en la parte negativa que se lleva víctimas al cementerio y las miramos pasar cada día, y se suma un número más. Al ciudadano le toca ponerse más fuerte, como aquellos que le hemos declarado la guerra a los transportistas abusivos que quieren subir las tarifas unilateralmente porque desean un “aguinaldo” hasta de los que no recibirán ese beneficio. No quedarse callado debería ser hoy la consigna, y las redes sociales se ofrecen como una interesante plataforma de denuncia, diálogo, propuesta. Hay mucho camino.

Este espacio se acaba y debo agradecer a los bolivianos emprendedores, a los que pude entrevistar en estos años —y son los que me animan a tomar nuevos rumbos—, porque no pierden la fe en su idea de negocio; le ponen mucho empeño y esfuerzo para enfrentar crisis y bonanzas; y van creciendo de pequeños a medianos o a grandes empresarios, generando ese empleo digno necesario.

También debo agradecer al equipo de diseñadores, fotógrafos, periodistas y de otras áreas administrativas de este medio que aportaron a enriquecer mi experiencia y trabajo profesional cada día; a los cinco sentidos de Ryszard Kapuscinski, escritor y periodista polaco que insiste en que un periodista debe estar, ver, oír, compartir, pensar; y a la frase de Mabel Azcui Matos, Premio Nacional de Periodismo 2004, que al pasar por esta redacción nos sugirió: “Que no se te haga callo el corazón”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia