Editorial

Gran Bretaña y la UE

Con el plebiscito británico la UE enfrenta uno de los retos más importantes de su historia

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

00:00 / 18 de febrero de 2016

David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña, anunció un referéndum que se llevará a cabo el próximo año para que el electorado británico decida si desea seguir siendo parte de la Unión Europea (UE). La noticia, por supuesto, generó nerviosismo en las élites dirigentes de Europa, pues la   coyuntura es poco afortunada en los ámbitos político y económico.

En efecto, Grecia no termina de salir de la crisis que por un breve momento político puso en duda al euro; Alemania y Francia, locomotoras económicas de la eurozona, han mostrado un desempeño económico bastante modesto (en ninguno de los dos casos el crecimiento del PIB llegó al 1,8% el año pasado); y en Francia la ultraderecha antieuropea de Marine Le Pen ha logrado avances preocupantes en las elecciones locales de fines de 2015. El escenario es aún más complejo si se añade el delicado statu quo de Ucrania, que se encuentra en un punto frío del conflicto armado, pero que de ninguna manera puede considerarse como una situación resuelta.

Si bien encuestas recientes muestran al menos un 70% de apoyo ciudadano para que Gran Bretaña siga siendo parte de la UE, el problema parece estar relacionado con la crisis de los inmigrantes, provenientes principalmente de Oriente Medio, y con la solicitud de la UE para que Gran Bretaña acepte un cupo de refugiados.

Es importante destacar que la mayor parte de las solicitudes de asilo provienen de Siria, Afganistán e Irak. Siria se encuentra desde hace años en el callejón sin salida de una guerra civil que desangra el país y deteriora permanentemente las condiciones de vida de su población. A su vez, Afganistán e Irak se encuentran en un estado permanente de guerra desde que fueron ocupadas militarmente hace más de una década, sin que las fuerzas de ocupación resuelvan el caos político y militar de la zona. Otro tema de preocupación se refiere a la obligatoriedad de adoptar la normativa europea dentro de la legislación inglesa, aspecto que cuenta con un pequeño pero influyente grupo de detractores en el Parlamento británico.

La posibilidad de que Gran Bretaña abandone la UE genera inestabilidad y preocupación: la Unión como ente supranacional podría perder influencia si la quinta potencia mundial en poder militar y económico se va por su cuenta. Adicionalmente, otros países que son parte de la Unión podrían seguir el ejemplo, lo cual podría finalmente resquebrajar el proyecto europeo construido sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, abriendo paso a un orden internacional distinto al de hoy.

De todas maneras, ya sea que Cameron use la amenaza de abandono como carta de negociación o se trate de una genuina aspiración de los británicos, la Unión Europea enfrenta hoy uno de los retos más importantes de su historia; el resultado abre grandes dudas acerca de la continuidad del proyecto en el futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia