Editorial

Grecia y después

El último paquete de rescate propuesto a los griegos contenía más de lo mismo

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:51 / 10 de julio de 2015

El domingo anterior, Grecia le dijo un rotundo No al último paquete de rescate empobrecedor del Eurogrupo; un No a una nueva propuesta de rescate que, al igual que las anteriores, venía atada a una serie de condiciones que desmejorarían notoriamente la economía y el bienestar de su población, ya bastante desmejorados por los últimos años de recesión y austeridad.

Desde 2010, los sucesivos paquetes de rescate que el resto de Europa ha impuesto a Grecia no han logrado disminuir su abultada deuda (hoy por encima del 180% de su PIB), y solo han servido para garantizar el pago a la banca comercial internacional. Hoy, los acreedores son esencialmente entes multilaterales europeos. Mientras los bancos privados recolectaban la mayor parte de sus acreencias, las condiciones impuestas por los anteriores paquetes de rescate fueron altamente recesivos, limitando la capacidad del Estado heleno para reactivar su economía, y presionando sus arcas fiscales para exprimir un superávit que bajo ninguna circunstancia puede llegar si la economía se encuentra en recesión por más de 15 trimestres consecutivos, tal como ha ocurrido hasta 2014.

El último paquete de rescate propuesto a los griegos por el Eurogrupo contenía más de lo mismo: más medidas de recorte del gasto, menos margen de acción para la política pública y ninguna reducción significativa de la deuda. El resultado de corto plazo sería previsible: la economía seguiría contrayéndose y, en el camino, empeoraría su viabilidad financiera. Incluso desde el punto de vista de cualquier acreedor éste era un camino al fracaso. La jugada del Primer Ministro griego al plantear y luego ganar el referéndum sobre esta propuesta, ha sido ejemplar en términos de devolver a la población el poder de decidir su futuro. Un futuro por hoy incierto, pero en todo caso distinto al designio de más privaciones y ninguna reactivación económica que el Eurogrupo intentó imponer.

Los escenarios para la economía helena son esencialmente dos: si en los próximos días el Eurogrupo acepta un rescate que permita ante todo una reducción significativa de la carga de la deuda griega y ajustes que impacten menos en el bienestar de la población, probablemente Grecia logre condiciones para recuperar su economía y mantenerse en la eurozona en el mediano plazo. Si, por el contrario, las condiciones para una verdadera reactivación no se logran, Tsipras podría optar por abandonar el euro, recuperar la moneda nacional y, con ello, un mínimo margen para una política monetaria soberana. Sin duda no es un camino exento de dificultades, pero en el mediano plazo puede rendir algunos resultados.

Si en el mediano plazo Grecia sale a flote, otros países ricos altamente endeudados de Europa (expresión del economista Óscar Ugarteche) podrían seguir el mismo camino. El Eurogrupo tiene la posibilidad de salvar ahora su unión monetaria. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia