Editorial

Hogar temporal

Brindar un hogar a un animal de la calle es un acto solidario que lo salva de una muerte cruel

La Razón / Ana Peñaranda

00:54 / 28 de julio de 2013

Es una realidad que en las ciudades de La Paz y El Alto existe sobrepoblación de perros y gatos. Lamentablemente, esto trae consigo una serie de problemas, entre los cuales se encuentra el abandono cruel de estos animales, fruto de una tenencia irresponsable.

A diario vemos animalitos deambulando por las calles en busca de un plato de comida, de protección  y cariño, o sufriendo por las inclemencias del tiempo, pero al frente —en la mayoría de los casos— sólo encuentran un escenario marcado por la indiferencia.

El abandono de animales domésticos también lo podemos evidenciar en las publicaciones diarias que hacen las entidades que ayudan a los animales en las redes sociales, en las que presentan fotos de perros o gatos encontrados en muy mal estado. Así, se puede ver cómo se busca encontrar a los dueños de los animales, cómo se necesita hogares temporales o darlos en adopción. Todos los días, al ver estas publicaciones, nos podemos dar cuenta de la gran ayuda que se requiere.

Al no contar estas organizaciones que trabajan en favor de los animales con un refugio en el cual tenerlos, dependen de la generosidad de los voluntarios que ofrecen su casa, tiempo, dedicación y recursos para rehabilitar animalitos rescatados. Si bien en primera instancia uno le puede rehuir a esta acción, una vez que se lo hace, la satisfacción de haber contribuido en algo a este mal  es totalmente gratificante.

Evidentemente, en nuestro medio hay familias que abren su corazón y un espacio en su hogar para brindar acogida temporal a algún animalito que lo necesita, pero sin duda se requiere de más ayuda que contribuya con un grano de arena   a la causa animal.

Es importante tener claro que con los hogares temporales se evita que los animales continúen sufriendo en las calles, que mueran de hambre, que sean golpeados o que sean sacrificados en una perrera. Otorgando un refugio temporal para animales en busca de hogares permanentes se salva vidas y contribuye a poner el escenario para adopciones exitosas.

Brindar un hogar temporal es una experiencia única, que nos hace sentir útiles, sabiendo que le estamos dando la oportunidad de vivir en un futuro hogar responsable. Es pues importante crear conciencia acerca de la importancia de abrir las puertas de nuestros hogares para ayudar a los animales abandonados.  Acoger a un animal de la calle es un acto solidario y absolutamente necesario. Animémonos a darles una oportunidad de vida, abrámosles la puerta de nuestro hogar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia