Editorial

Incremento salarial

El incremento salarial debería tratarse como una política laboral a largo plazo

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:48 / 14 de marzo de 2015

Los números mágicos en materia salarial han sido develados: 8,5% de incremento sobre el haber básico y Bs 1.656 para el salario mínimo nacional. Además, dada la nueva proyección (a la baja) de crecimiento del Producto Interno Bruto, que oscilará en torno al 5%, el segundo aguinaldo para la gestión 2015 está prácticamente asegurado. ¿Comentarios?, ¿preguntas?, ¿reclamos?   

En el ámbito de los comentarios, si bien uno de los ejes de negociación entre el Ejecutivo y la Central Obrera Boliviana (COB) corresponde a la legítima compensación por la pérdida del poder adquisitivo del salario, causada por la inflación, el incremento debería tratarse como una política laboral a largo plazo, asociada a la necesidad de impulsar una mayor cualificación, en procura de elevar la productividad de quienes prestan sus “manos” en los diversos sectores económicos, productivos y empresariales del país, mas no circunscribirse solamente a una consigna política.

Luego, a manera de pregunta, ¿por qué no son invitados los empresarios a participar de las negociaciones? La respuesta corresponde naturalmente a la legítima atribución que tienen las autoridades nacionales de convocar o no a este sector, que a final de cuentas será el que correrá con el mayor gasto que devendrá a raíz del incremento de los sueldos y salarios. Sin embargo, puede resultar enriquecedor (y plural) la participación activa del empresariado, no en son de discusión, batalla o confrontación, sino con un espíritu constructivo, orientado a generar una política de Estado sostenible en esta materia; porque, luego de conocer los números mágicos, vienen las declaraciones, con un condimento de reclamo/lamento, que expresan, además de la disconformidad, un posible daño a la capacidad de generar nuevos empleos y mantener los actuales. Algunas cifras y estadísticas así lo demuestran.

Finalmente, los reclamos vienen de todas las partes involucradas. Unos exclaman que el incremento es insuficiente y no permite siquiera paliar la pérdida del poder adquisitivo, los otros argumentan que el costo salarial es punitivo y que restringe las posibilidades de reinversión, toda vez que los excedentes se tendrán que destinar a los salarios, limitando en este sentido la reposición de capital.

En fin, ojalá que en el futuro, el diálogo entre el Ejecutivo y la Central Obrera Boliviana y —por qué no— los empresarios, sea propicio para estructurar una estrategia de potenciamiento laboral efectiva, y así los trabajadores y trabajadoras puedan acceder a oportunidades para mejorar sus habilidades. Una mano y mente de obra con mayores calificaciones es potencialmente más productiva, efectiva y eficiente; y en el largo plazo contaría con mayores grados de libertad para solicitar una retribución más justa en compensación directa a su esfuerzo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia