Editorial

Indignación contra la pederastia

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:51 / 27 de diciembre de 2013

Días atrás, la Policía española detuvo a un supuesto pederasta gracias a los videos facilitados por un ladrón que asaltó su vivienda, en la que encontró una cámara y tres cintas que recogían agresiones sexuales a al menos cuatro niños de aproximadamente diez años.

El bandido llamó a las fuerzas del orden desde un teléfono público para comunicar que había dejado las pruebas del delito debajo de un vehículo, junto con una nota con la dirección del supuesto pederasta, cuya actividad como entrenador de fútbol de salón le facilitaba el contacto con menores. “He tenido la desgracia de que han caído las cintas en mis manos y me veo en la obligación de presentarlas dejando que ustedes hagan su trabajo y puedan meter a ese... en la cárcel de por vida”, señaló el ladrón en su denuncia.

Este ejemplo pone en evidencia cómo hasta un bandido puede contribuir a luchar contra la pederastia y/o el tráfico de personas. Y esto pasa primero por reconocer el horror detrás del abuso de menores y la explotación sexual de las mujeres, acciones que pueden cambiarles el curso de sus días al invadir y destruir su intimidad; para luego, motivados por la indignación, adoptar medidas individuales como condenar y denunciar a quienes incurren en este tipo de aberraciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia