Editorial

Industria gasífera

Con el arranque del complejo de Río Grande ya no se enviará ‘gas rico’ a Brasil

La Razón / Editorial

02:58 / 12 de mayo de 2013

Con la inauguración, el viernes, de la Planta Separadora de Líquidos de Río Grande, en Santa Cruz, el país ha puesto pie, finalmente, en el camino de la petroquímica, pero sobre todo está a punto de lograr su completa soberanía en materia de producción de gas licuado de petróleo (GLP) y de gasolina, lo cual implicará ya no subvencionar esos líquidos importados.

Se trata, pues, de un momento histórico, como bien lo señaló el Presidente del Estado en el acto de inauguración, pues por primera vez en su historia, el país industrializará los recursos hidrocarburíferos que hasta ahora eran exportados sin ningún tipo de procesamiento, favoreciendo de esta manera a la industria de países vecinos, de los cuales debía importar productos refinados.

Al respecto, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) explicó que con el arranque de dicho complejo ya no se enviará “gas rico” a Brasil, porque se procesará en territorio boliviano el propano, butano, gasolina e isopentano que contiene el energético. Según la autoridad, Brasil pagó por el gas rico sólo por la gestión 2007 y ahora está en negociación el pago por los años 2008 y 2009.

Según la explicación técnica brindada en la ocasión, la planta de Río Grande procesará alrededor de 5,6 millones de metros cúbicos diarios (MMmcd) de gas natural, para obtener 361 toneladas métricas diarias (TMD) de GLP, 350 barriles por día (BPD) de gasolina estabilizada y 195 BPD de gasolina rica en isopentano, lo que implica no sólo satisfacer el 100% de la demanda interna sino también estar en condiciones de exportar esos energéticos.

El primer mercado extranjero será Paraguay, adonde se enviarán, desde junio, alrededor de 5.500 toneladas métricas (TM) de GLP cada mes, lo cual significará ingresos para el país por valor de más de $us 520 millones en los próximos 13 años. El ejecutivo de la estatal petrolera explicó que el GLP exportado será comercializado al precio internacional vigente, más un pago adicional de $us 161 por cada TM despachada.

El proceso de industrialización de los hidrocarburos será pronto complementado con la puesta en marcha de otras plantas que están en proceso de construcción. Además de Río Grande, “están en curso las construcciones de las plantas de separación de Gran Chaco, en Tarija, la planta de urea y amoniaco en Cochabamba, la planta de gas natural licuado en Santa Cruz y las de etileno, polietileno, propileno y polipropileno”, sostuvo el presidente de YPFB Corporación.

Hay, pues, motivos para el entusiasmo, pues por fin se hace evidente que el proceso de recuperación de la soberanía sobre los recursos hidrocarburíferos está produciendo resultados más allá del solo incremento de los ingresos nacionales. Hay que hacer votos para que las malas prácticas del pasado no se repitan y el proceso de industrialización no se vea frustrado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia