Editorial

Infracción y sanción

Los malos hábitos de los conductores no parecen haber mejorado ni mucho menos disminuido

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

03:14 / 29 de octubre de 2014

A propósito de la más reciente amenaza de paro de transportes en demanda, entre otros puntos, de que se condonen las deudas por boletas de infracción de los choferes de los diferentes sindicatos, el Organismo Operativo de Tránsito de La Paz publicó una estadística de las boletas que se emiten diariamente, que claramente no sirven para corregir los malos hábitos.

En efecto, según el Jefe de la División Accidentes de la señalada repartición policial, cada día se entrega entre 100 y 150 boletas de infracción a conductores que cometen faltas de tránsito en la ciudad de La Paz. No respetar la señalización, especialmente semáforos y carteles de “no estacionar”, exceso de velocidad, uso de coches en mal estado y no portar la licencia son las principales infracciones. Lo más llamativo del dato es que la cifra es bastante menor a la de 2013, cuando se entregaban hasta 600 boletas al día. Según la explicación del jefe policial, esta drástica reducción se explica por el hecho de que “la gente está poniendo más conciencia”.

Aquí cabe preguntarse qué significa realmente que la gente “ponga más conciencia”, si en las calles los malos hábitos de los conductores no parecen haber cambiado para bien, ni mucho menos haber disminuido, incluso considerando que el Gobierno Municipal también despliega grandes esfuerzos para mejorar la circulación vial y, en general, la educación de peatones y conductores.

Otro oficial de Policía añadió que por lo general “los choferes de servicio público son los que más infringen; por ejemplo, se pasan la luz roja y no respetan el paso del peatón, y en el caso de los particulares, estacionan donde no está permitido”, resumiendo así un estado de situación que ya fue objeto de comentario en esta misma página el domingo último. Como muestra de la situación de inseguridad en que la falta de respeto a los pasos peatonales y semáforos ponen a las personas que caminan por las calles, el policía añadió que “efectivamente, los peatones sufren accidentes; si no ven policías, los conductores no respetan”.

Otras infracciones comunes, de acuerdo con la experiencia de los oficiales, son el parqueo en lugares prohibidos y no portar la licencia de conducir. En el primer caso, es tan evidente la impunidad de este hábito que es prácticamente imposible ver un letrero de “no estacionar” que no tenga un coche parado ahí mismo. La ausencia de licencia de conducir, por lo general, se resuelve rogando al policía de tránsito o, peor, ofreciendo soborno.

He ahí, pues, la muestra de que todos tienen una cuota parte en el caos vehicular que se padece en la ciudad. Mientras las y los conductores no respeten las normas y los policías no las hagan respetar, no debe sorprender a nadie que el gremio de los transportistas crea que con un paro puede librarse de pagar multas por sus infracciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia