Editorial

Institucionalidad alteña

En el municipio alteño se ha dado un paso necesario e importante hacia la institucionalidad

La Razón

00:26 / 14 de diciembre de 2011

Conforme había anunciado el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto, el lunes se eligió mediante voto popular a seis de los diez distritos de esa extensa urbe. El proceso no estuvo exento de conflicto y hasta es previsible que las nuevas autoridades zonales afronten presión y oposición movilizada, pero queda claro que se ha dado un paso importante hacia la institucionalidad.

En efecto, en sendas reuniones, los presidentes de las juntas vecinales de El Alto eligieron a los subalcaldes de seis de los diez distritos urbanos. Según se supo, en al menos tres, la nominación se produjo entre protestas de disidentes que denunciaron “maniobras” y anunciaron medidas de protesta. En tres de los seis distritos, 1, 2 y 8, ratificaron a sus autoridades salientes; mientras que en los distritos 4, 5 y 14 nombraron a nuevos subalcaldes.

La convocatoria municipal para la elección de subalcaldes designó el 12 de diciembre para la realización de ese proceso. Sin embargo, en la fecha señalada se llevó a cabo sólo en cinco distritos, pues en uno se efectuó una semana antes y en los otros cuatro se programó hacerlo entre ayer, hoy y el sábado.

Fue el Distrito 2 el que decidió adelantar la elección del Subalcalde, situación que pese a ser anómala no fue cuestionada por el secretario general del Gobierno Municipal, quien explicó que no había nada de malo en ello, mientras lo hubiesen anunciado a través de una carta a las autoridades, pues “algunos se ponen de acuerdo y entran en consenso”. Varios vecinos anunciaron que manifestarían su desacuerdo con este cambio de las reglas, instalando una huelga de hambre en la propia Subalcaldía.

En el caso del Distrito 4, la elección se produjo con menos inconvenientes y, no obstante, la votación fue muy reñida, ya que el ganador obtuvo sólo un voto de diferencia: 32 contra 31 sufragios; lo que más adelante podría ser origen de un conflicto vecinal si es que el electo no cumple adecuadamente su mandato.

El caso más polémico fue el del Distrito 1, donde se juegan intereses mayores al ser el sector con mayor actividad económica. En ese distrito, la reelección del Subalcalde fue cuestionada porque no se respetó las reglas establecidas, y se denunció que, entre otras anomalías, se permitió al postulante brindar un informe de actividades no previsto, que dio paso a una elección por aclamación y no mediante voto secreto, como estaba establecido en la convocatoria, por lo que se contaron sólo 23 votos de un total de 40 dirigentes vecinales que habían sido convocados.

Hay, pues, razones para temer por la estabilidad de algunos de los subalcaldes electos, pero también para albergar esperanzas de una mejor gestión municipal, puesto que de un modo u otro, se consolida la institucionalidad y la democracia local. Hacerlo posible depende de las nuevas autoridades y ya no sólo del Ejecutivo municipal.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia