Editorial

Intolerancia religiosa

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:50 / 24 de mayo de 2014

La semana pasada, Maryam Yahya Ibrahim, una mujer de 27 años, doctora de profesión, fue sentenciada a morir en la horca por apostasía y adulterio en Sudán. A Yahya, madre de un niño de dos años y embarazada de ocho meses, se le acusa de haber abandonado la religión musulmana de sus padres por la cristiana, y por haber mantenido relaciones sexuales fuera del matrimonio, pues, para la corte penal que dictó la sentencia, la unión con su actual pareja, también cristiana, carece de legalidad. Antes de morir deberá recibir 100 latigazos.

Esta determinación revela la intolerancia religiosa que todavía impera en algunos países de corte musulmán en pleno siglo XXI, donde se insiste en imponer lineamientos de vida a sus ciudadanos en todas las áreas. Peligroso fundamentalismo que menoscaba el bienestar de la población, genera pobreza y legaliza arbitrariedades estatales, amén de dar lugar al surgimiento de grupos extremistas como Boko Haram, que a mediados de abril secuestró a 273 niñas como una muestra de rechazo por su intención de estudiar.

En medio de toda esta barbarie e intolerancia llama la atención la convicción y fortaleza espiritual de Yahya, dispuesta no solo a perder su vida, sino incluso a dejar huérfanos a sus dos hijos por no rechazar su fe en Jesucristo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia