Editorial

Inundaciones

La conservación de los bosques es la mejor manera de prevenir las inundaciones

La Razón (Edición Impresa)

05:30 / 26 de febrero de 2015

De nueva cuenta el país atraviesa una emergencia climática a raíz de las intensas precipitaciones. En el departamento de Pando, los ríos Acre y Tahuamanu se han desbordado durante los últimos días, dejando a miles de familias sin hogar. Y lo propio está aconteciendo en el municipio beniano de San Borja, como consecuencia de la crecida del río Maniqui.Se estima que solamente en Cobija más de 4.300 personas se han visto afectadas por la crecida del río que rodea a esa ciudad capital. Hasta ahora, su caudal ha dejado ocho barrios anegados, obligando el traslado de aproximadamente mil familias a albergues temporales. Y lo propio ha sucedido con otros municipios instalados a orillas del río Acre, como Porvenir, Filadelfia y la localidad fronteriza de Bolpebra, cuyos pobladores tuvieron que huir hacia el lado brasileño para cobijarse. Asimismo, en el Beni se reportaron 500 familias cuyos hogares y chacras se vieron anegados por el desborde de los ríos. Como siempre ocurre en este tipo de situaciones, el Gobierno y la sociedad civil han comenzado a movilizarse para colaborar con las familias afectadas, que necesitan con urgencia alimentos, agua potable, medicinas y un lugar donde descansar.

Llama la atención que, una vez más, las inundaciones y el desborde de ríos han tomado por sorpresa tanto a las familias como a las autoridades, máxime tratándose de catástrofes que han dejado de ser aleatorias, como consecuencia del cambio climático, fenómeno cuyos efectos son de conocimiento público: lluvias e inundaciones cada vez más intensas, por un lado; sequías y calores extremos, por otro.

En cuanto a la forma de mitigar los desastres naturales, los expertos insisten en señalar que no existen recetas mágicas. Hace falta una buena gestión de riesgos, entendida no solo como la atención de emergencias y el apoyo a las víctimas; sino también y sobre todo como la incorporación de acciones de prevención en la planificación y gestión del desarrollo de las urbes y departamentos, que contrarresten las condiciones de riesgo de desastres, en la búsqueda de un desarrollo sostenible. Y entre las acciones para prevenir inundaciones y desbordes ninguna tan efectiva como la conservación de los bosques, fundamentales para encauzar naturalmente los ríos y almacenar grandes cantidades de agua. No obstante, tal parece que aún no somos capaces de comprender su importancia.

En efecto, los esfuerzos manifestados hasta ahora para la preservación de las áreas forestales, tanto desde el Gobierno como de la sociedad civil, han sido no solamente insuficientes, sino incluso contraproducentes. En nombre del progreso y el interés personal insistimos en construir obras y en expandir los cultivos agrícolas en regiones de vocación forestal, sin comprender que la actual crisis es un llamado a la innovación agrícola y a la implementación de nuevo paradigma de desarrollo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia