Editorial

Inversión pública

Hasta ahora todo indica que una activa participación de parte del Estado es lo deseable.

La Razón (Edición Impresa)

00:06 / 09 de septiembre de 2016

El último reporte de desempeño asociado a la inversión pública del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas destaca que el monto de la inversión estatal ejecutada en el primer semestre de 2016 sería 12,4% mayor respecto al mismo periodo de 2015, dato que refleja la política macroeconómica contracíclica aplicada por la autoridad económica.

Previsiblemente esta política responde al compromiso y la intención gubernamental de sostener el ritmo de crecimiento de la economía nacional, que en los últimos años ha registrado tasas superiores al 4,5%; y a la vez evitar el contagio recesivo de los países latinoamericanos en general y de las naciones vecinas en particular que hoy en día enfrentan dificultades y escasos éxitos para apuntalar su desempeño económico.

La eficacia de la receta liberal ortodoxa asociada a la contracción del gasto público en ciclos de “enfriamiento” económico ha quedado en entredicho, y todo indica que, por ahora, una activa participación de parte del Estado es lo deseable, siempre y cuando se cuenten con los amortiguadores necesarios, como un elevado nivel de reservas internacionales, déficit fiscal controlado, eficiencia de la recaudación tributaria y estabilidad del tipo de cambio.

Cabe destacar que los sectores más dinámicos de los últimos años fueron la construcción (principalmente la integración caminera), energía eléctrica y minería; todos ellos estratégicos y con una fuerte incidencia en los multiplicadores de la economía por su aporte a la generación de divisas. Sin embargo, resulta imponderable que el costo de la inversión pública está asociado a un mayor endeudamiento, que necesariamente requiere de controles más estrictos para evitar que la deuda se convierta en una pesada carga para las arcas fiscales a largo plazo.

Otro aspecto que se debe tomar en cuenta es la sostenibilidad de esta política, puesto que la economía mundial aún no tiene visos de recuperarse en el corto y mediano plazo, y se prevé que el ciclo recesivo tienda a acentuarse al menos hasta 2018. En consecuencia, sería deseable que desde el Ministerio de Economía se prevea la necesidad de reservar recursos para la inversión pública por al menos dos años más; sin duda un reto complejo que debe ser asumido con la responsabilidad que amerita.

Los vientos de cola de la economía actual requieren medidas efectivas, y tal parece que mantener el ritmo de la inversión pública genera efectos positivos; resta destinar recursos hacia sectores intensivos en empleo y mayor valor agregado, de tal manera que el crecimiento económico se traduzca en mejores ingresos para la población, los cuales, según datos oficiales reflejados en un menor circulante, se han contraído. De igual manera sería prudente considerar la aplicación de recursos públicos para paliar los efectos climáticos en el sector agropecuario.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia