Editorial

Inversión

Resulta simplista justificar la menor tasa de crecimiento a la menor inversión privada

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:24 / 28 de marzo de 2015

El anuncio de las autoridades económicas respecto a la contracción en casi un punto porcentual en la proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto ha provocado que opinadores, analistas y muchos (des)entendidos en la materia viertan sesudos comentarios con sabor a predicciones agoreras para explicar el porqué de un menor crecimiento económico para 2015.

El ajuste a la baja de las proyecciones de crecimiento del 5,9% al 5% es sinónimo de que algo previsto no ocurrirá o, por el contrario, algo no tan bueno puede ocurrir. El lógico desenlace de esta historia se traduce en menos ingresos para la población, menor recaudación tributaria, menos divisas y menor riqueza que distribuir; en resumen, menor bienestar.

Entre los aspectos relacionados a lo “que no va a ocurrir”, algunos funcionarios gubernamentales han enfatizado que la limitada y tímida inversión privada prevista es el factor que explica el menor crecimiento económico proyectado para este año. Este elemento podría ser una variable explicativa, sin embargo, cabe preguntar si es la única relevante.

En este sentido, y abstrayendo del análisis las posibles complicaciones o implicaciones que pueda significar la caída de los precios del petróleo y del gas, la persistente devaluación del real brasileño y del peso argentino, el fortalecimiento del dólar, la cotización a la baja de los minerales o finalmente la caída de un meteorito resulta simplista justificar la menor tasa de crecimiento a la menor inversión privada, más allá de que este factor es efectivamente insuficiente y en algunos casos mezquino.

Sin embargo, y desde una perspectiva más plural como es el modelo económico boliviano, también resulta equilibrado preguntar y cuantificar cuál será el aporte en términos de inversión de los sectores cooperativo y comunitario, porque, según las estadísticas oficiales, ambos generaron excedentes durante los últimos cinco años y ahora también están en condiciones de realizar un aporte patriótico en forma de inversión.

Mucho son los bemoles en cuanto a los aportes necesarios para generar crecimiento acelerado, y una de las teclas claves efectivamente es la inversión; empero, su “salud” no puede ni debe depender de un único sector, sino, de la conjunción de esfuerzos de todos los componentes de la economía plural, porque, más allá de las cifras proyectadas, el éxito de la economía radica en duplicar el ritmo porcentual de crecimiento, algo que ni los privados ni el Estado pueden lograr de manera independiente.

Al respecto existen ciertas tareas por realizar para atraer inversiones, entre otras, completar el marco normativo que brinde seguridad jurídica, generar incentivos que compensen los costos emergentes de los ajustes salariales y promocionar nuevos mercados, además del interno. Con ello no habrá excusas para no invertir.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia