Editorial

Investigación que debe acabar

Subeditorial

La Razón

00:00 / 25 de diciembre de 2012

El actual comandante de la Policía Boliviana, Alberto Aracena, ha dicho que es una “barbarie imperdonable” haber grabado las conversaciones del presidente Evo Morales y que el uso de este recurso (la grabación) es para proteger la seguridad del país y no para hacer espionaje.

El 6 de diciembre, durante la posesión de Aracena en reemplazo de Víctor Maldonado, Morales había expresado su molestia por este hecho. “No es posible que hagamos estas reuniones con los excomandantes del Estado Mayor (Policial) para que nos graben a nosotros, me he sentido inseguro, esa información nos viene de los mismos oficiales, muy sanos y honestos”, afirmó.

Ese mismo día el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que no se trataba de una denuncia de espionaje “sino la observación de un procedimiento no autorizado”, que anunció que se investigaría.

Han pasado dos semanas, hasta ahora no se conocen los resultados de esa investigación y el hecho de que Aracena hable de “barbarie imperdonable” y de espionaje reaviva las dudas sobre lo que verdaderamente ocurrió en el caso de las referidas reuniones presidenciales, si se grabaron por un error de procedimiento o hubo algo más que eso. Por ello urge acelerar las investigaciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia