Editorial

Irresponsabilidad y barbarie

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:10 / 03 de julio de 2014

Los niños son el mayor tesoro de una familia. Tiernos e inocentes, siempre encarnan la esperanza de un mundo mejor y de mayores oportunidades. Son muchos los hombres y mujeres que encuentran en ellos las fuerzas necesarias para despertar cada mañana y enfrentar sus fatigas. Empero, como todo gran privilegio, la progenitura implica también una gran responsabilidad.

No obstante, en muchas ocasiones los niños se convierten no en los depositarios del amor de los adultos, sino de sus frustraciones e inseguridades. Este es el caso de un niño de Pocona (Cochabamba), cuyo padre le quemó las manos el fin de semana bajo la excusa de corregir un mal hábito. Su delito fue intentar sacar alimentos de un vecino con el propósito de poder preparar una comida para él y sus hermanos menores.

Y a su progenitor no se  le ocurrió mejor castigo que prender sus manos con alcohol, seguramente en el afán de reivindicarse con sus vecinos, cuando en realidad debería sentirse avergonzado no por la acción de su hijo, sino por su incapacidad para cubrir las necesidades básicas de su familia. Ahora este menor de 13 años necesita de varias cirugías para poder recuperarse. Lamentablemente no se trata de un caso aislado, sino de una irresponsabilidad bastante extendida, que atenta contra los niños del país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia