Editorial

Ivar Méndez, filántropo

Subeditorial

La Razón

06:05 / 23 de abril de 2012

El paceño Ivar Méndez se fue a Canadá siendo un adolescente. Allí se formó como neurocirujano y hoy es la cabeza del Centro de Reparación Cerebral de la ciudad de Halifax, pionero en investigaciones con robots y células madre. Méndez podría seguir una vida cómoda en el país del norte. Pero le interesa, desde su situación privilegiada, ayudar a Bolivia.

Con ese afán ha creado la fundación internacional que lleva su nombre y a través de la cual apoya a la niñez y la juventud en un terreno que él conoce muy bien: el cerebro, el desarrollo del intelecto, de la creatividad. Por una parte, se asegura de llevar a los niños del altiplano suplementos nutricionales para sentar las bases del desarrollo del sistema nervioso central. “Si no se lo hace en los primeros cinco años de vida, ese desarrollo será limitado de manera irreversible”, afirma. Segundo, auspicia el trabajo de artistas en las comunidades altiplánicas. “Ambos lóbulos del cerebro son importantes: la parte que analiza y la parte que integra y crea”.

Para el primer objetivo, acaba de concretarse la producción de una nutribarra de quinua que, gratuitamente, beneficiará a los niños de Aucapata (provincia Muñecas). En medio de tantas malas noticias, este boliviano se asegura de generar las buenas, las mejores. Cuestión de cerebro, claro, pero también de corazón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia