Editorial

K’arachis en La Paz

La Razón (Edición Impresa)

00:12 / 30 de agosto de 2018

Al igual como ocurre con muchas otras especies de animales que solamente habitan en territorio nacional, varios peces endémicos de Bolivia se encuentran seriamente amenazados. Por caso, en el oriente del país se estima que sobreviven tan solo 1.000 delfines rosados, cuya población se ha visto diezmada debido principalmente a la pesca indiscriminada. Y es que, según alertan los guardaparques, el olor de su grasa atrae mejor que cualquier otra carnada a peces blanquillo carroñero, que son muy demandados en el mercado, sobre todo en Cochabamba.

Y a la pesca indiscriminada se suman otras amenazas como la elevada contaminación minera e industrial de las principales cuencas hídricas; así como la introducción de especies foráneas altamente agresivas, como la trucha o el pejerrey, entre otros factores. Este es el caso por ejemplo de las orestias, mejor conocidas como k’arachis. De acuerdo con el Libro Rojo de la fauna silvestre de vertebrados, el 70% de los peces amenazados en el occidente de Bolivia pertenece a esta familia. Por ello, el reciente hallazgo de la presencia de este tipo de peces en cinco lagunas del valle de La Paz realizado por biólogos del Museo Natural de Historia Natural constituye, sin duda, una muy buena noticia, pues permite albergar la esperanza de que se están recuperando.

Sin embargo, ello no debería ser óbice para reforzar los controles en las lagunas y áreas protegidas del país, que hoy en día se encuentran a merced de los pescadores furtivos y de la explotación ilegal de yacimientos mineros, la cual, como bien se sabe, se realiza sin ningún reparo con el cuidado del medio ambiente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia