Editorial

Lenguas en peligro

De las 36 lenguas originarias reconocidas en el país, 17 podrían desaparecer.

La Razón (Edición Impresa)

03:33 / 22 de febrero de 2013

La celebración, ayer, del Día Internacional de la Lengua Materna ha tenido la amarga virtud de hacer visible el peligro de desaparición de 17 de las 36 lenguas originarias reconocidas como oficiales por la Constitución Política del Estado (CPE); dato que sin ser nuevo recién ahora ha merecido atención pública. El Estado debe actuar para revertir esa tendencia.

En efecto, según la última evaluación realizada por el Ministerio de Educación, de las 36 lenguas reconocidas en el artículo 5 de la CPE, ocho se encuentran en serio peligro de desaparecer; y nueve en peligro. El quechua, aymara y guaraní no sólo son las lenguas originarias más habladas en el país, sino también que debido a las disposiciones constitucionales al respecto, parecen en proceso de expansión.

Según los parámetros establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, Educación y la Cultura (Unesco) para evaluar la situación de las lenguas en el mundo, en Bolivia están en “serio peligro de desaparecer” el araona, mosetén, movima, sirionó, yaminahua, yuqui, tapiete y machineri; ingresan en la categoría “en peligro” el cavineño, chacobo, bésiro, esse ejja, guarayo, mojeño, tacana, yuracaré y ayoreo. El baure, cayubaba, itonama, leco, maropa, moré, pacahuara y el jorá se encuentran en situación “crítica”; el tsimán y el weenhayek están en el nivel de “vulnerable”; y el guarasugwe, toromona, chimán, uruchipaya, mojeño trinitario y mojeño ignaciano aún no tienen la evaluación concluida.

Según explicó el Jefe de la Unidad de Políticas de Educación Intra-Intercultural de Plurilingüismo, del Ministerio de Educación, “una lengua está en serio peligro de desaparecer cuando sólo es hablada por los abuelos de una familia y no así por papás, hijos y nietos; en peligro es cuando abuelos y papás aún hablan la lengua, pero no hijos ni nietos”.

En el otro extremo se encuentran el quechua, que es la más utilizada en la actualidad, con dos millones de hablantes; seguida del aymara, con cerca de 2 millones; y el guaraní, con más de 100 mil hablantes. Asimismo, la autoridad informó que estas tres lenguas están en proceso de normalización, lo que significa que pronto se tendrán alfabetos comunes y hasta diccionarios que establezcan la grafía y significados de las palabras; lo que permitirá su uso en el marco de las nuevas tecnologías de información y comunicación, cosa que ya sucede en otros países con el quechua.

Precisamente por la preocupante situación descrita, el Ministerio de Educación asignó 108 ítems para el funcionamiento del Instituto Plurinacional de Estudio de las Lenguas y Culturas (IPELC), creado en octubre de 2012 con la misión de recuperar, desarrollar y regular las lenguas originarias del país. Es de esperar que su trabajo no sólo sea fructífero, sino sobre todo que tenga resultados a la brevedad posible.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia